Martes, 12 Nov,2019
Deportes / OCT 29 2012 / hace 7 años

Roberto Urruti, en la memoria

Muchos de quienes lo vieron con sus desbordes electrizantes y marcando goles de palomita ya partieron al igual que él.
Roberto Urruti, en la memoria

Urruti aparece en la escuadra inferior a la derecha.

Otros que lo vieron dirigiendo al Atlético Quindío, y que aún siguen en pie, dan testimonio de la calidad humana del pequeño rosarino-quindiano, que llegó a querer tanto esta tierra donde encontró reconocimiento y familia.

Esta evocación permite reflexionar sobre nuestra flaca memoria a la hora de reconocer a quienes dejaron huella en el Deportes Quindío, porque hemos permitido que el tiempo arrasara su recuerdo. Por la punta izquierda era un rayo, y el narrador de la época Carlos Arturo Rueda lo apodó la Avispa, porque Roberto Urruti marcó goles espectaculares de cabeza con su original palomita. 
 
Los equipos deben ser los primeros en tener gratitud por sus figuras. En otras latitudes existe verdadera conciencia del valor de la historia. Hasta hace poco una deslucida fotografía ubicada a la entrada del camerino del onceno cafetero recordaba al Quindío campeón de 1956. ¡Qué falta de respeto con la memoria de quienes le dieron el único titulo al plantel milagroso, contando a Urruti entre ellos!
 
Tampoco se volvió a saber nada del trofeo que levantó Manuel Dante Pais el capitán del equipo campeón en 1956. Dicen que fue robado en 1999 con ocasión del terremoto. La barra Artillería Verde porta una enorme bandera, denominada ‘tapa tribuna’, donde se rescata con orgullo a algunos de los hombres que tienen un lugar en el altar de la memoria de los hinchas quindianos.
 
 Allí aparecen Roberto Urruti, Jorge Bermúdez Melo, Darío Campaña y  Daniel  Tilger. Deportes Quindío es el primer llamado para destacar la tarea de quienes defendieron su camiseta, por lo menos con una invitación a los partidos como local. A  Roberto Urruti se le negó ese reconocimiento. 
 
Una tribuna del Centenario, o el mismo  camerino, podría llevar el nombre del máximo goleador en la historia de los milagrosos, el inolvidable Urruti, que además hizo el primer gol del cuadro cafetero como local en 1951;  fue campeón y ostenta el registro de más partidos jugados con la camiseta de la ‘ve’ en el pecho.
 
Urruti no hizo goles en el Centenario pero allí actúa el equipo donde él brilló como jugador. Y no puede pasar inadvertido el hecho de las enseñanzas a muchos pequeños que integraron sus equipos conocidos como Los pibes de Urruti.
 
 Hoy se está cumpliendo el séptimo aniversario de la muerte de Roberto Segundo Urruti Berale, quien llegó al país a finales de 1950 con el equipo rosarino Wanders. Cuando el avión se aproximaba al aeropuerto el Edén y asustado por el panorama boscoso, le dijo a su técnico Próspero Fabrini…: “Aquí no me quedo ni un dia”… Eso lo confesó con el paso de los años, después de convertirse en otro hijo de Armenia. 
 
Jugó con el Quindío un total de 323 partidos entre 1951 y 1963. Quedó en la historia del equipo milagroso como el máximo artillero con 91 goles. Fue técnico encargado y en propiedad en 197 partidos. Los dirigentes, que luego lo olvidaron, siempre acudían a él en los momentos más críticos para que estuviera al frente del plantel.
 
El 17 de octubre de 2004 se le vio por última vez con algunos de sus antiguos compañeros con ocasión de un encuentro promovido por Carlos Gaviria entre viejas glorias del Medellín y el Quindío en el estadio Centenario. En un reportaje que le hice en febrero de 2002 en las ruinas del San José, que había sido convertido en albergue temporal tras el terremoto de 1999, se mostró emocionado y haciendo planes con su escuela y sus pibes a quienes dedicó muchas horas de enseñanza.
 
Diversas dolencias provocaron su reclusión en una clínica de la ciudad donde falleció el 29 de octubre de 2005. Solo la muerte pudo  separarlo de su Armenia y del hogar querido que formó con doña Elcira Hernández, con quien levantó honrada y numerosa prole. Roberto Urruti, que pudo disfrutar de una pensión gracias a  la Universidad del Quindío, tiene un lugar especial en la memoria de la ciudad y del equipo.
 

Por Danilo Gómez Herrera
 

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net