Martes, 24 Sep,2019
Economía / AGO 26 2019 / hace 3 semanas

“Si Quindío no corrige ordenamiento territorial, seguirá creciendo en asentamientos informales”: Minvivienda

El ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, dijo que el no haber actualizado los POT se traducirá en la construcción de vivienda dirigida a gente que no habita hoy en el departamento. 

“Si Quindío no corrige ordenamiento territorial, seguirá creciendo en asentamientos informales”: Minvivienda

La cartera de Vivienda afirmó que el ordenamiento territorial es el principal desafío que tiene el departamento.

Jonathan Malagón, ministro de Vivienda, en entrevista con LA CRÓNICA advirtió que si el Quindío no corrige su actual situación frente al ordenamiento territorial, casi que de manera inequívoca, lo que queda para construir se destinará para vivienda dirigida a gente de afuera y además el territorio seguirá creciendo en asentamientos informales.  

“El principal reto que tiene el Quindío es el de ordenamiento territorial. A este territorio le van a pasar dos cosas y es que casi toda la demanda va a ser no VIS —Vivienda de Interés Social— de gente de afuera y vamos a tener poquita oferta VIS porque en el terreno que queda para construir, los empresarios van a preferir hacer no VIS, pese a que existe la demanda y los subsidios del gobierno”. 

Agregó: “Lo que vamos a tener es un problema de oferta de interés social si no mejoramos el tema de ordenamiento territorial. Además, de manera consecuente, el mejoramiento de vivienda de los más necesitados se va a seguir dando a través de asentamientos ilegales”. 

Vea también: Cobertura y calidad en educación, los desafíos para la competitividad

Malagón expuso que en Colombia, de los 1.103 municipios, hay 853 que no tienen actualizado el Plan de Ordenamiento Territorial, POT. Cabe decir que en el caso puntual del Quindío, solo Armenia ha realizado la actualización, pero en este momento no ha logrado cumplir con las metas de revisión a corto y mediano plazo

“Colombia vive una crisis de ordenamiento territorial y a eso se le suman otras problemáticas que hacen que sea mucho más inquietante. La primera, es la de los asentamientos informales; la segunda, compromete la estabilidad financiera de los entes territoriales en el largo plazo porque no tengo cómo capturar el valor del suelo; la tercera, es que hace que la ciudad crezca de manera desordenada y para cualquier lado”. 
 


Jonathan Malagón, ministro de Vivienda, en su visita al departamento. 


“Debe haber coherencia entre proyectos de inversión y expansión territorial”

José Ignacio Rojas Sepúlveda, secretario de Planeación del Quindío, explicó que el impacto que la falta de ordenamiento territorial tiene sobre la estructura de los municipios es que limita las posibilidades de desarrollo. En consecuencia esto impide generar actuaciones armónicas sobre el territorio, es decir, que haya un equilibro entre diferentes variables del crecimiento más lo ambiental, generando insostenibilidad. 

Asimismo, se limita la posibilidad de atraer inversión y otras actuaciones que puedan mejorar condiciones de calidad de vida de la población. 

“Este tema es importante porque el ordenamiento territorial es la plataforma físico espacial, pero sobre él están los planes de desarrollo que son las apuestas dimensionales. Si no existe un diálogo entre lo que se esté pensando en materia de proyectos de inversión para el desarrollo y su expresión territorial, va a ser muy difícil que se puedan generar actuaciones sostenibles y armónicas sobre el territorio”. 

Explicó que en Quindío, por ejemplo, se habla en los planes de desarrollo de una vocación turística, pero desde el ordenamiento territorial no se ha actualizado una figura como las unidades de planificación rural. “Entonces si va a llegar un proyecto de inversión turística, no tiene una normatividad que determine si en el sector rural es posible o no la actividad turística, con qué intervenciones o cómo se regula”.  

Lea también: “El elemento más crítico de todos en Quindío es el de aguas residuales”: ministro de Vivienda

“Además, si no tenemos las reglas claras hacia dónde y bajo qué criterios van a crecer nuestros municipios, también se limitan las posibilidades para que muchas familias puedan acceder a soluciones de vivienda y, en general, se frenan alternativas frente al empleo y al mejoramiento de ingreso en el departamento”, puntualizó. 


¿Cómo va el proceso de actualización de los POT en Quindío?

El secretario de Planeación del Quindío acotó que uno de los grandes desafíos administrativos de este gobierno, del que llegue y de los que siguen, va a ser el tema del ordenamiento territorial

“Por eso es tan importante que los municipios puedan acometer esa actualización de sus POT. Para poder hacer ese trámite, desde la gobernación les hemos entregado aerofotografía escala 1:2.000 actualizada de los cascos urbanos; hace menos de un mes fue aprobado en el Ocad regional el proyecto de microzonificación sísmica para las cabeceras municipales, entonces se va a dejar contratado y con una perspectiva de resultados este proceso. Además antes de que termine la administración estaría aprobado por el Ocad el proyecto que da vía a los estudios básicos de gestión del riesgo, lo que le va a permitir a los nuevos gobernantes tener una serie de insumos para que ellos puedan adelantar la revisión de largo plazo de sus POT. La tarea de los próximos alcaldes será formar equipos técnicos para la formulación”.

Dijo que el desafío que se viene en los gobierno entrantes es cómo van a sincronizar el ordenamiento territorial, los planes de desarrollo que se van a formular, las agendas sectoriales que ya existen en el departamento y revisar los códigos de renta en cada municipio.


Ley busca sancionar a quienes no actualicen el POT

El jefe de la cartera nacional, Jonathan Malagón, precisó que Colombia vive una crisis de ordenamiento territorial, en la que muchos municipios manifiestan que no tienen los recursos para pagar tantos estudios. Pero esa no es la única razón, pues considera que hay quienes tienen deliberadamente desactualizado el POT porque abre la puerta para el cambio de los usos del suelo, el famoso ‘volteo de tierras’.

Por lo anterior, el ministerio tramita en el Congreso una ley de vivienda con la que buscan, además de racionalizar los requisitos solicitados desde el orden nacional, que sea obligatoria la actualización de los POT, de lo contrario habrá una sanción, la cual está por determinarse. 

Le puede interesar: 0,9% creció la informalidad laboral en la capital quindiana

“El ambiente es mixto, porque usted no puede pedirle esas cosas a los alcaldes y en el gobierno nacional además no existe una superintendencia para eso, es decir, no tenemos cómo regular o cómo sancionar a un alcalde por no actualizar su POT”. 


En Quindío se necesitan más viviendas nuevas que mejoramientos

Jonathan Malagón precisó que en Quindío se presenta una situación que no se da en ninguna otra parte y es que la gente necesita más viviendas que mejoramientos de viviendas

“El País de España reportó que de cada 3 personas, 2 necesitan mejoramiento y solo 1 necesita vivienda. Los indicadores para los países emergentes son que el 80% necesita mejoramiento y solo 20% necesita vivienda nueva. Pero en el Quindío es más grande el déficit de vivienda nueva que el de mejoramiento. Eso es una cosa rarísima”. 

En Colombia el déficit cuantitativo es del 5 % —vivienda nueva— y el cualitativo es el 10% —mejoramiento de vivienda—, pero en el departamento lo cualitativo es el 2,8 % y el cuantitativo, 4 %

“El déficit cualitativo es bajo pese a la gran cantidad de invasiones. Mi hipótesis es que lo que ocurrió con el terremoto hizo que se demolieran buena parte de las casas que estaban en malas condiciones y que tuvieran que ser repuestas por otras. Otro elemento, sin duda alguna, es que se está haciendo vivienda con muy buenas especificaciones porque se está atendiendo otro segmento de mercado que no cubre a los habitantes del Quindío sino a gente de afuera”. 

Malagón anotó que en el departamento se entregaron desde el 2015 hasta agosto del 2018 un total de 1.050 viviendas con el programa de subsidios del gobierno Mi casa ya y que en el último año se han entregado 1.080, lo que evidencia un crecimiento exponencial. 


Más de 1 millón de familias viven en asentamientos informales

El ministro de Vivienda aseguró que en el país hay más de 1 millón 100 mil familias que viven en asentamientos informales y que tener esos niveles trae muchos problemas como que no se puede utilizar de manera óptima el valor del suelo para hacer la inversión de urbanismo y no hay cómo capturar esa plusvalía para llevar bienes públicos a los que viven ahí.

Recomendado: Empleo, turismo y agua: temas incluidos en el PND que impulsarán en el departamento

“Esa encerrona conceptual hace que la mayoría de ellos no tengan agua ni luz y que la forma en la que se provean de esos servicios sea de forma ilegal o que monten un acueducto comunitario, pero las empresas no tienen cómo llegar. Hemos cambiado mucho la regulación para que las compañías tengan más acceso porque esto manda al traste todos los indicadores de servicios públicos en las ciudades”.

Dijo que si la ciudad crece de manera desordenada, la única forma de llevar bienes públicos hasta donde estén las invasiones es con inversiones desproporcionadas, lo que es producto de una mala planeación territorial.

Malagón señaló que además buena parte de estos lugares de asentamiento están en una zona de riesgo, lo que desata otra problemática porque la gente se va a vivir cerca de un río y si pasa algo la responsabilidad es del Estado. 

Informó que en América Latina, entre 1990 y 2015, el porcentaje de las ciudades que estaban ocupadas por asentamientos informales pasó del 16% al 36%. Incluso en Europa subió con la migración, pasando del 2% al 5%. 

El ministro explicó que los asentamientos informales tienen un problema fiscal para el municipio, dificultad en los indicadores de prestación de servicios públicos, en el costo de la provisión de los bienes públicos y la gestión del riesgo. Sin embargo, en el corto plazo, es políticamente rentable no pelear contra las invasiones

“Un alcalde se la piensa muchas veces antes de desalojarlos, porque como nunca el Estado les solucionó el problema de la casa y la gente tiene derecho. La falta de control urbano ha conectado con esta práctica y es una problemática que se nos está saliendo de manos. Estoy de acuerdo con que en la medida que tengamos POT actualizados, el problema por lo menos lo alcanzamos a controlar”.

Precisó que la tarea hoy es ver qué hacen con ese stock de asentamientos informales que es el gran problema que tiene hacia adelante la planeación de las ciudades. 

José Ignacio Rojas Sepúlveda, secretario de Planeación del Quindío, se refirió al tema y precisó que si el Estado no reglamenta esas posibilidades de uso adecuado, sostenible y armónico del territorio, los ciudadanos van a buscar formas de resolverse la vida

“Si no dejamos las reglas de juego claras de hacia dónde debe crecer un casco urbano, cómo nos interesa que crezca —vías, servicios, equipamientos dotacionales— la población que está llegando busca la forma de asentarse y se generan fenómenos de asentamiento de desarrollo inadecuado, ocupación de laderas, inquilinato y una serie de problemáticas que le permiten a la gente que de manera incorrecta resuelva su necesidad de techo y protección”.


Redacción
LA CRÓNICA

 

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net