Domingo, 26 May,2019
Judiciales / ENE 09 2018 / hace 1 año

Sicariato vs legítima defensa: cuadro de una amarga tragedia

Un abogado asesinado, dos sicarios ultimados y un empresario incurso en un proceso judicial son los protagonistas de un caso para analizar. ¿Quiénes son las víctimas? Saque usted sus conclusiones.

Sicariato vs legítima defensa: cuadro de una amarga tragedia

El autor intelectual del asesinato del abogado quindiano Yhon Jairo Amézquita Jiménez continúa en las sombras. La Fiscalía General de la Nación, FGN, trabaja en labores investigativas para llegar al fondo de un caso que en un trágico triángulo entrelazó los destinos de un abogado quindiano, dos sicarios y un empresario de la ciudad de Armenia.

Los tres primeros fallecieron, y el último enfrenta un proceso judicial en el que busca demostrar su inocencia, apelando a la legítima defensa. Aquí se abordan los dramas de las familias de los cuatro involucrados en el trágico hecho. 


Aquel oscuro sábado

Fue el 14 de enero de 2017, hace aproximadamente un año, cuando en Pereira, Risaralda, ocurrió una tragedia que enlutó a tres familias, afectó tres vidas, entrelazó cuatro historias e hizo que la muerte separara a dos grandes amigos.

Ese día, el abogado Yhon Jairo Amézquita Jiménez, nacido en Montenegro, Quindío, llegó junto con John Fredy Cardona Morales, oriundo de la capital quindiana, a Pereira, Risaralda, procedentes de la Ciudad Milagro. En el restaurante Piura, ubicado en el sector de Pinares, el jurista se reuniría con uno de sus clientes.

Cardona Morales, empresario dedicado a la comercialización y transporte de productos agrícolas, conocía a Amézquita Jiménez hacía muchos años y por ello aceptó acompañarlo a una diligencia. En el parqueadero del establecimiento, el jurista le dijo que lo esperara en el carro, pues su reunión sería corta.

Los videos de las cámaras de seguridad de edificaciones cercanas están en poder de la Fiscalía. El abogado estaba en el restaurante cuando un hombre, más tarde identificado como José Albeiro Ramírez López, se le acercó y le disparó en varias oportunidades.

Más información: Comerciante quindiano asesinado en un restaurante de Pereira

John Fredy Cardona Morales vio morir a su amigo. Cuando estaba en medio del pánico, observó que el sicario corría y se subía en una motocicleta cuyo piloto lo esperaba.

En Colombia más del 50% de los hechos sicariales quedan en la impunidad. Pese al esfuerzo de la Fiscalía y de la Policía Nacional, en el Eje Cafetero, integrado por los departamentos de Caldas, Quindío y Risaralda, los pistoleros imponen su ley.

En la audiencia de legalización de captura Cardona Morales dijo que en medio de la confusión los siguió en su vehículo para tratar de aprehenderlos. En la persecución, el parrillero de la motocicleta accionó su arma en repetidas ocasiones y por ello él perdió el control del vehículo y con el mismo los colisionó.

Mientras realizaba la maniobra de reversa, los sujetos continuaron disparando en contra de su humanidad. En defensa propia, Cardona Morales realizó una serie de disparos y como consecuencia de dicho intercambio pereció momentos más tarde en una entidad hospitalaria José Albeiro Ramírez López.

La Policía Nacional se apersonó del caso. Por su parte, Óscar Julián Alzate Molina, cuyo rol en el hecho era de piloto de la motocicleta Yamaha RX 115 según las pruebas, habría fallecido tras caer en un hueco profundo mientras huía. Su cuerpo fue encontrado al día siguiente y no presenta heridas de arma de fuego. Muy cerca, cubierta por la maleza, fue hallada el arma con que ultimaron a Amézquita Jiménez y algunas vainillas. 

Por sus funciones empresariales, John Fredy Cardona Morales se desplaza con regularidad entre el Quindío, Risaralda, Antioquia, Caldas, Tolima y Cundinamarca, entregando sus productos a una cadena nacional de supermercados. 

Después de los hechos, cuando se desplazaba detrás del taxi en el que su amigo herido era llevado hacia el hospital, la Policía le hizo la señal de pare. Cardona Morales detuvo el vehículo, entregó su arma de fuego, una pistola Jericho 9 milímetros. 

Además les indicó a los policiales que en el carro había una pistola de propiedad de Amézquita Jiménez, una Bernardelli 9 milímetros.

Las autoridades solicitaron la respectiva documentación. Portaba dos permisos para su arma: uno regular para porte de arma de fuego y uno especial expedido por la Octava Brigada, válido para tiempos de restricción de porte y que es entregado a los solicitantes de características especiales de seguridad, en ese caso por ser víctima de un atentado, extorsiones y amenazas.

Recomendado: Hombre fue imputado por haber dado muerte a dos sujetos que asesinaron a su amigo


Hombre fue imputado por haber dado muerte a dos sujetos que asesinaron a su amigo
En la foto, Óscar Julián ALzate Molina, José Albeiro Ramírez López y el abogado quindiano Yhon Jairo Amézquita Jiménez, las tres víctimas fatales del hecho que aún no ha sido resuelto por las respectivas autoridades. 
 

Cifras de sicariato

El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses prepara su informe de muertes violentas en Colombia correspondientes al 2017. Entre enero y octubre de ese calendario se presentaron 8.942 casos, mientras que en ese mismo periodo de 2016 se presentaron 9.383.

El sicariato aporta el mayor número de casos en los homicidios. En Bogotá, en 2014, este se incrementó en un 123%, pasando de 96 en 2013 a 213 casos. En 2009, ese flagelo dejó 7.000 muertos en Colombia.

¿Por qué el incremento? 

Las familias de José Albeiro Ramírez López y de Óscar Julián Alzate Molina mostraron su dolor. Para ellos, el hecho fue un capítulo más de tristeza para dos hombres con pocas oportunidades en un país sumido en la desesperanza.

Risaralda es un departamento con altos índices de desempleo. Pese a contar con la infraestructura empresarial más importante del Eje Cafetero, limita con los dos departamentos con menos generación de empleo en Colombia, Chocó y Quindío, razón por la cual la sobreoferta deja a muchos ciudadanos sin trabajo, sin opciones de conseguir sustento.

Recomendado: “Gracias a golpes a la delincuencia, Armenia ya no será una de las ciudades más violentas”

Delinquir se convierte entonces en una opción de supervivencia. Ramírez López tenía antecedentes por hurto calificado, porte ilegal de armas y lesiones culposas, y por esos hechos, en el año 2010, estuvo recluido en el centro penitenciario de La Plata, Huila, y Alzate Molina purgó cinco años de condena por tráfico, fabricación o porte de estupefacientes.

Cardona aseguró que Amézquita era casi como su hermano y lamentó haber llegado a la que llamó una encrucijada que solo le ha traído amenazas, dolor y la zozobra que vive su familia, que, asegura, perdió la tranquilidad y es presa de un miedo creciente, mientras lo acompañan en su espera por el veredicto de justicia colombiana.


¿Qué dice el Código Penal?

El caso de ese oscuro 14 de enero de 2017 aún no se ha cerrado. Ante el juez, el pasado 14 de diciembre de 2017, en audiencia de formulación de imputación, John Fredy Cardona Morales no aceptó los cargos por homicidio. Su abogado argumenta que actuó en legítima defensa.

El Código Penal en el numeral 6 del artículo 32, relacionado con la ausencia de responsabilidad, reza: “No habrá lugar a responsabilidad penal cuando: 6. Se obre por la necesidad de defender un derecho propio o ajeno contra injusta agresión actual o inminente, siempre que la defensa sea proporcionada a la agresión”.

Vea también: Quindío reporta la cifra más baja de homicidios de los últimos 10 años

Su abogado sostuvo que al intentar impedir que huyeran fue agredido con arma de fuego, haciendo de este un caso de proporcionalidad en las armas, en el que se vio obligado a defenderse.

Tras el suceso, el fiscal del caso, después de analizar los hechos, pidió retirar la solicitud de imputación de cargos y que al quindiano le fuera restablecido su derecho a la libertad, teniendo en cuenta que este había sido en 2016 objeto de protección especial por dos órdenes, una de ellas de la Fiscalía Novena Seccional de Armenia.

En esa oportunidad, el ente acusador solicitó a la Policía Nacional salvaguardar la vida del empresario, porque había denunciado extorsiones en contra de él y de su gremio y había sido objeto de un atentado que dejó personas capturadas, siendo él un testigo de cargo. El 14 de enero de 2017, la Fiscalía solicitó una nueva medida de protección.


Un caso para reflexionar

¿Cuántas víctimas dejó este hecho?  Quienes sufren las consecuencias son las familias de todos los implicados y surgen muchas preguntas de difíciles contestaciones: ¿Podrá Colombia algún día librarse del flagelo del sicariato?, ¿Cómo reaccionar en un caso como este, ante el asesinato de un amigo, compañero o familiar?, ¿Sí es legitimada por la ley la defensa personal en una amenaza inminente de muerte? 

El debate queda abierto. El hecho es solo un ejemplo de lo que pasa en Colombia, donde hombres sin oportunidades son absorbidos por grupos al margen de la ley o la delincuencia común; donde el microtráfico pulula en las calles, y los ciudadanos, cansados de ser víctimas de delitos, buscan la manera de defenderse de los ladrones y los asesinos, en muchas ocasiones con tristes desenlaces. 

¿Hay en el Triángulo del Café control y futuro o simplemente seguirá siendo el triángulo de una amarga tragedia? Queda para la reflexión.

Y surge una pregunta más, ¿Quién mandó a asesinar a Yhon Jairo Amézquita Jiménez? 

La sociedad reclama una respuesta, mientras que la Fiscalía General de la Nación, FGN, trabaja en labores investigativas para llegar al fondo de un caso que en un trágico triángulo entrelazó los destinos de un abogado quindiano, dos sicarios y un empresario de Armenia, que aunque no perdió la vida, vio como esta dio un cambio inesperado una oscura tarde de un sábado cualquiera.


Redacción
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net