Jueves, 05 Dic,2019
La Salida / JUL 04 2019 / hace 5 meses

Sueños de tambor: música para el cambio social

Sueños de tambor: música para el cambio social

Niños y adolescentes reciben formación musical enfocada en las expresiones foclóricas del país.

La fundación y agrupación tuvo su participación en las fiestas de la 'Villa del Cacique'.

La fundación y agrupación Sueños de tambor, dirigida y fundada por Óscar Andrés Echeverry, que busca impactar una comunidad de niños vulnerables del barrio Llanitos de Guaralá de Calarcá, compartió recientemente con la importante agrupación Herencia de Timbiquí, que también se reunió con otras agrupaciones musicales calarqueñas en el marco de su show dentro de la Fiesta Nacional del Café 2019

LA CRÓNICA dialogó con el director de este proyecto, quien contó sobre la falta de apoyo que han tenido que sobrellevar y sobre sus propósitos con esta población.  

Vea también: Caciques del mundo, un documental realizado por estudiantes de la Uniquindío

¿Qué es Sueños de tambor?

Es un proceso de música folclórica en el cual tenemos un grupo base para presentaciones, con el que participamos de diferentes eventos y también tenemos el grupo de formación con niños, que nació en el barrio Llanitos de Guaralá de Calarcá.

¿Cómo nació el proceso de formación con niños?

Nació hace 15 años, como una respuesta a una problemática social en la que estaban inmersos niños y jóvenes del barrio Llanitos de Guaralá. El proceso se llama Sueños de tambor porque queremos expresar que a través de un tambor y de la música, estos niños y jóvenes pueden soñar, porque cuando tenemos un contexto de violencia, drogadicción y prostitución,  los sueños también empiezan a limitarse o a direccionarse hacia otros enfoques negativos, así que nosotros les ayudamos a expandir esa mirada hacia el mundo, dignificando cada día más el ser y ayudándoles a evadir esas problemáticas. Nuestra misión siempre ha estado enfocada hacia las poblaciones más vulnerables del municipio y del departamento. 

Lea también: Lost Partisans realiza gira de rock por el Quindío

¿Cómo ha sido la respuesta de esa población frente al proyecto?

El doctor Carlos Feldman dice que todos estamos conectados a la música y lo que nosotros hemos podido percibir es que estos niños responden de una manera mágica ante ella y son felices en los momentos que practicamos y realizamos dinámicas de aprendizaje y proyección social. A través de la música, enseñamos buenos hábitos, modales, valores y que ayuden a incluir a las familias, ya que de las partes más complicadas de trabajar con niños de comunidades vulnerables, son las familias.

¿Cuántas personas hacen parte del grupo?

En este momento tenemos 20 niños.

Aparte del tambor, ¿qué otros instrumentos tratan de enseñar?

Tratamos de abarcar los que más podamos de la música folclórica, también hacemos ejercicios de la recreación, animación y promoción de lectura, y tratamos de hacer que la música se vuelva un enganche para transversalizar un impacto social, porque nos damos cuenta de que los esfuerzos se quedan cortos frente a la problemática social. Manejamos instrumentos de vientos, percusión y de voz. 

Le puede interesar: Malecón de La Habana, lo nuevo de Bonfante

¿Qué entidades los apoyan?

El esfuerzo es totalmente propio. Sueños de tambor nació por iniciativa mía, porque la presencia institucional es de lo que más se carece en estos momentos y cuando la hay, es sesgada y desde hace muchos años no hay apoyos ni de administraciones departamentales ni municipales, porque las voluntades políticas no convergen en favor de los que más lo necesitan, sino de los amigos o los cercanos, incluso hemos tenido más apoyo de las empresas privadas que del gobierno. Para este año afortunadamente tuvimos la grandiosa oportunidad de participar de uno de los shows de la Fiesta Nacional del Café, junto a la importante agrupación Herencia de Timbiquí, que quiso invitar a unas ONG a que integraran la participación. 

¿Qué proyectos tienen a mediano y largo plazo?

A mediano plazo queremos formalizar el proceso y tener una sede propia en el barrio, porque siempre hemos estado rodando, entre la caseta, la casona y pues hemos tenido malas experiencias, de robos y de mal estado de los lugares, así que queremos dignificar y tener todo muy bien organizado. A largo plazo, poder impactar e impulsar proyectos de vida y con ellos ser un referente a nivel artístico y social en el departamento y en el país.


Carolina Marín
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net