Domingo, 23 Sep,2018

Salud / SEP 07 2018 / Hace 15 Dias

Tener excesivo sueño durante el día se relaciona con el alzhéimer en personas mayores

La ciencia conoce desde hace tiempo que los trastornos del sueño son comunes en los pacientes diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer.

Tener excesivo sueño durante el día se relaciona con el alzhéimer en personas mayores

Un nuevo estudio a largo plazo muestra que los adultos mayores que informan tener somnolencia durante el día son, años más tarde, unas tres veces más propensos a tener depósitos cerebrales de beta amiloide, una proteína que es un sello distintivo de alzhéimer.

El hallazgo, publicado en la revista SLEEP, se suma a un creciente cuerpo de evidencia de que el sueño de mala calidad podría fomentar el desarrollo de esta forma de demencia, y los investigadores sugieren que dormir adecuadamente durante la noche podría ser una forma de ayudar a prevenir la enfermedad.

Recomendado: Falta de detalles en los recuerdos puede ser un signo temprano de alzhéimer

"Factores como la dieta, el ejercicio y la actividad cognitiva han sido ampliamente reconocidos como objetivos potenciales importantes para la prevención del alzhéimer, pero el sueño todavía no estaba en la lista, aunque eso puede estar cambiando", cuenta Adam P. Spira, director del trabajo, realizado por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento —NIA—, la Escuela Bloomberg y la Medicina Johns Hopkins, EE.UU. "Si el sueño perturbado contribuye a la enfermedad, es posible que podamos tratar a pacientes con problemas de sueño para evitar estos resultados negativos", añade.

La investigación utilizó datos del Estudio Longitudinal de Envejecimiento de Baltimore —BLSA—, un estudio a largo plazo iniciado por el NIA en 1958 que siguió la salud de miles de voluntarios a medida que envejecen. Como parte de los exámenes periódicos del estudio, los voluntarios llenaron un cuestionario entre 1991 y 2000 en el que se formulaba una pregunta simple de sí o no: "¿Suele adormecerse o quedarse dormido durante el día cuando desea estar despierto?" También se les preguntó: "¿Duermes?" con opciones de respuesta de "diario", "1-2 veces por semana", "3-5 veces por semana" y "rara vez o nunca". Además, un subgrupo de voluntarios de BLSA comenzó a recibir evaluaciones de neuroimágenes en 1994. A partir de 2005, algunos de estos participantes recibieron tomografías por emisión de positrones —PET— usando el compuesto B de Pittsburgh (PiB), un compuesto radioactivo que puede ayudar a identificar placas beta amiloideas en neuronas tejido, un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer.

Lea también: Una sola noche sin dormir aumenta los niveles de la proteína del Alzheimer en el cerebro

Los investigadores identificaron a 123 voluntarios que respondieron las preguntas anteriores y se sometieron a una tomografía por emisión de positrones —TEP— con PiB un promedio de casi 16 años más tarde. Luego analizaron estos datos para ver si había una correlación entre los participantes que informaron somnolencia durante el día o la siesta y obtuvieron resultados positivos para la deposición de beta-amiloide en sus cerebros. Antes de ajustar los factores demográficos que podrían influir en la somnolencia diurna, como la edad, el sexo, la educación y el índice de masa corporal, sus resultados mostraron que aquellos que informaron somnolencia durante el día tenían tres veces más probabilidades de tener depósitos de beta amiloide que los que no informa fatiga diurna Después de ajustar por estos factores, el riesgo fue aún 2,75 veces mayor en aquellos con somnolencia diurna.

 

Síntoma común

La ciencia conoce desde hace tiempo que los trastornos del sueño son comunes en los pacientes diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer: el estrés del cuidador al estar con los pacientes de noche es una razón principal para que los pacientes sean cuidados a largo plazo, explica Spira. Sin embargo, actualmente no está claro por qué la somnolencia diurna se correlacionaría con la deposición de la proteína beta-amiloide, admite Spira. Una posibilidad es que la somnolencia diurna por sí misma pueda de algún modo causar la formación de esta proteína en el cerebro. Con base en investigaciones previas, una explicación más probable es que el sueño perturbado -como la apnea obstructiva del sueño, por ejemplo- o el sueño insuficiente debido a otros factores, hace que se formen placas beta-amiloides a través de un mecanismo actualmente desconocido, y que estos trastornos del sueño también causa somnolencia diurna excesiva.

Vea también: Desequilibrio del pH en el cerebro puede provocar alzhéimer

Los estudios en animales han demostrado que restringir el sueño nocturno puede conducir a una mayor proteína beta amiloide en el cerebro y el fluido espinal. Un puñado de estudios en humanos han relacionado el sueño deficiente con mayores medidas de beta-amiloide en el tejido neuronal. El autor sugiere que la calidad del sueño podría ser un factor de riesgo modificable al dirigirse a los trastornos que afectan el sueño, como la apnea obstructiva del sueño y el insomnio, así como factores sociales e individuales, como la pérdida de sueño por el trabajo o la televisión. muestra.

"Todavía no hay cura para la enfermedad de Alzheimer, por lo que debemos hacer todo lo posible para prevenirla. Incluso si se desarrolla una cura, se deben enfatizar las estrategias de prevención. Priorizar el sueño puede ser una forma de ayudar a prevenir o quizás ralentizar esta condición", concluye Spira.


Beatriz de Vera
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net