Inicio / Ciudad / JUN 05 2020 / 2 meses antes

Tras la suspensión del alcalde, ¿qué escenarios se perfilan para Armenia?

Favorito

Autor : LA CRÓNICA

Tras la suspensión del alcalde, ¿qué escenarios se perfilan para Armenia?

La Procuraduría separó a José Manuel Ríos Morales de su cargo para adelantar las investigaciones sobre la contratación del municipio durante la emergencia sanitaria. 

Desde la academia se analiza la situación de Armenia.

José Manuel Ríos Morales no ha sido destituido como alcalde de Armenia, tampoco ha sido capturado, ni condenado por un juez. La Procuraduría General de la Nación lo separó de su cargo por 3 meses, para investigarlo y determinar si es responsable de presuntas irregularidades en 4 contratos celebrados en el marco de la emergencia sanitaria, declarada por el gobierno nacional para atender la crisis provocada por la COVID-19.

Ahora bien, el lastre que ha cargado la ciudad por los últimos 20 años, con 5 de los alcaldes electos por votación popular en líos con organismos de control —destituidos, condenados o con medida de aseguramiento— ha incrementado la incertidumbre de la ciudadanía y ha asestado otro duro golpe a la confianza en la institucionalidad.

Una situación que se evidenció desde los informes de Armenia Cómo Vamos de 2018, que en su tercer estudio de percepción ciudadana mostró el sentir pesimista y apático de los armenios hacia la institucionalidad, por ejemplo, más del 43 % opinó que la corrupción en el gobierno local iba en aumento. 

Y qué decir de las elecciones del pasado 28 de octubre, no solamente bajó la participación, de 147.836 votos en 2015 a 132.783 en 2019, sino que 26.289 personas expresaron su inconformidad  a través del voto en blanco, y por poco dan la sorpresa, ya que esta opción solo se ubicó por detrás del candidato ganador, que sacó 29.131 votos.

Por esta razón, LA CRÓNICA consultó a la academia, para que un profesional, ajeno al departamento y reconocido por su experiencia en la enseñanza del derecho constitucional y administrativo, analice los posibles escenarios que tendrá que afrontar la ciudad en esta coyuntura institucional.

Lea también:Solicitadas audiencias contra alcaldes de Armenia y Calarcá; se esperan fechas

Andrés Úsuga Marín es abogado de la Universidad Pontificia Bolivariana, especialista en derecho administrativo de la Universidad Santo Tomás y especialista en derecho constitucional de la Universidad de Antioquia, tiene una maestría en derecho constitucional de la Universidad de Antioquia y además, ha sido asesor y consultor en temas de derecho público. 

¿Qué se puede analizar de esta decisión del organismo de control?

Lo primero que se debe tener en cuenta es que la Procuraduría no tomó una decisión definitiva, sino que es una decisión temporal. De hecho, lo denomina de esa forma porque lo pone como medida cautelar de suspensión provisional. Qué significa eso, que la Procuraduría le dice al alcalde sepárese del cargo, mientras terminamos la investigación, mientras damos un fallo en derecho disciplinario.

Hay que entender que los organismos de control hacen diferentes controles. La Fiscalía —aunque no es propiamente un organismo de control— hace investigaciones desde el punto de vista penal, donde las consecuencias son cárcel o multas. En el caso de la Procuraduría, las máximas sanciones son destituciones o inhabilidades por determinado tiempo, pero en este caso ordenó suspender provisionalmente para que él, separado del cargo, no pueda interferir en la práctica de pruebas, para que él no esté como alcalde en el momento en el que los funcionarios de la Procuraduría vayan a hacer el levantamiento de los documentos, las carpetas y computadores donde se pueda encontrar evidencia que lo inculpe o lo exonere. 

En resumen, lo que hacen es quitarle su línea directa de mando, para que no pueda estar desde el ejercicio de la función como alcalde influyendo sobre los otros funcionarios que aún se encuentran al interior de la administración municipal, para que estos no vayan a interferir con la limpieza de las investigaciones.

Lo más probable es que venga una investigación de tipo fiscal por parte de la Contraloría General de Armenia o, si hace un derecho preferente, la investigación puede que se lleve en la Contraloría General de la República.

¿Desde ese punto de vista del derecho, qué se puede venir para la ciudad?

La Constitución y las leyes de Colombia han ido decantando las situaciones de las faltas de los alcaldes. Entonces una variable muy importante es el tiempo que le falte al alcalde para terminar su periodo de gobierno. En este caso, como apenas acaba de terminar sus 5 meses, lo que se hace es que precisamente el gobernador escoja, de una terna que envíe el partido que ganó las elecciones y lo designa de manera provisional.

Sin embargo, en el caso de que el alcalde resultare con un fallo en contra de la Procuraduría, como apenas está empezando el ejercicio, lo que dice la Constitución y la ley es que hay que llamar a elecciones.

Es una situación bastante complicada porque deja en una interinidad a toda la administración pública del municipio y esa situación es muy complicada incluso para quien esté encargado de la alcaldía, porque a pesar de que todos sus actos administrativos tengan la presunción de legalidad, siempre va a tener ese manto de duda.

También se le pediría a la Procuraduría que si hace la práctica de pruebas muy rápidas, que tome esas decisiones rápido, bien en favor del alcalde o, bien en favor de los patrimonios públicos, para poder que se llame a unas nuevas elecciones y Armenia tenga un nuevo alcalde, elegido por el pueblo, lo cual también sería complejo por la coyuntura que se está viviendo en el país con la COVID-19.

Recomendado: Alcalde (e) no realizará cambios en el equipo de trabajo

¿Si llegase a haber un fallo en contra del alcalde Ríos Morales, tendría derecho a una segunda instancia, o sería definitivo?

Como el fallo de la Procuraduría también es un acto administrativo, “investido” de algo que se llama la presunción de legalidad, hasta tanto un juez de la República no declare la nulidad de esa primera instancia se podría ejecutar la decisión. 

En cuanto al plan de desarrollo, como los concejales no fueron suspendidos y ya tienen en sus manos el Plan, se podrían seguir adelantando  los debates. Lo complejo es que si la Procuraduría toma decisiones y se debe elegir a un nuevo alcalde,  este tendría derecho a presentar un nuevo Plan de Desarrollo -por las condiciones especiales- y que ese nuevo acuerdo derogara el otro.

En este momento, la ciudad tiene alcalde encargado, por tratarse de una interinidad, ¿él tiene algún límite para ejercer sus funciones?

Las potestades que se le entregan a un alcalde, así sea encargado, son facultades totales sin ningún tipo de limitaciones. Ahora bien, que él pueda hacer y tomar todas las decisiones, proferir todos los actos administrativos, incluso los nombramientos que él considere para su ejercicio, por corto que sea en la administración, no quiere decir que lo vaya a hacer. Además, por esta condición se tendrá que cuidar mucho, porque tendrá muchos más ojos encima, por parte de la ciudadanía y por los medios de comunicación.

Los anuncios que hizo el fiscal sobre imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento al alcalde Ríos Morales, que aún no se hacen realidad, ¿qué pueden implicar en este escenario?

En los efectos prácticos, ya con el alcalde separado del cargo, no tiene mucha diferencia, pero en los efectos jurídicos sí. Porque, si adicionalmente le dictan medida de aseguramiento, es muchísima más compleja la situación desde el punto de vista personal, por lo que tendría que salir avante con su proceso penal, que también tendría que surtir un proceso disciplinario. Sin embargo, primero que todo habría que ver si esa solicitud de la Fiscalía es aprobada por un juez penal de la República

Este escenario que está viviendo el país, con varios alcaldes y gobernadores señalados por la contratación adelantada durante la emergencia: ¿Qué reflexión genera en la academia?

Lo venimos diciendo desde hace algún tiempo. Es muy preocupante que los funcionarios de elección popular -especialmente alcaldes y gobernadores que son los primeros ordenadores del gasto-, tengan tan poco conocimiento sobre la gran maraña jurídica a la cual se ven abocados. Los alcaldes no tienen las dimensiones estratégicas de qué cargo están ocupando, pero adicionalmente también se rodean mal. Hemos visto falta de idoneidad en sus secretarios generales, de Hacienda y Jurídicos. Eso no ha hecho más que unos daños grandísimos a la administración pública, a la imagen de la gobernabilidad.

El llamado, de parte de la academia, es a que se rodeen bien porque no es solamente en ciudades medianas como Armenia, también en las grandes. Hemos visto alcaldes dando bandazos, gobernando por twitter y diciendo algo y al otro día teniéndose que retractar. Hay situaciones complejas que no se logran comprender, de cómo personas, que requieren formaciones tan profundas para dirigir las riendas de una ciudad, cometen errores tan infantiles y que no tienen excusas en el desconocimiento. 

Lea también: Mucho cuidado con las falsas promesas de empleo

 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net