Martes, 18 Feb,2020
Al descubierto / DIC 05 2019 / hace 2 meses

Un ángel que vive para servir a los enfermos de cáncer

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Un ángel que vive  para servir a los  enfermos de cáncer

Julieth Tejada Gil representará al Quindío en el premio a la Mujer Cafam en marzo de 2020 en Bogotá.

La ganadora del premio a la Mujer Comfenalco Quindío superó un cáncer de mama que le diagnosticaron a los 35 años. 

Para Luciana, una niña que padece cáncer, Julieth Tejada Gil “es un ángel al que quiero mucho y nunca voy a olvidar por la invaluable ayuda que me ha dado a mí y a mi familia —por medio de la Fundación Lazo Rosa— para enfrentar esa enfermedad y gozar de una mejor calidad de vida”. 

Lo dice con la voz entrecortada y a punto de romper en llanto, mientras a la aludida se le aguan los ojos de la emoción al escucharla, al tiempo que es proclamada como la Mujer Comfenalco en el auditorio Fundadores de la caja de compensación familiar en Armenia. 

Recomendado: Julieth Tejada Gil es la nueva Mujer Comfenalco

¿Qué sentimientos le producen hoy el haber sido la ganadora del premio a la Mujer Comfenalco? 

Este primer puesto es motivo de orgullo, me honra y me siento muy emocionada. Gracias a Dios y al amor de todas las personas que realmente me dicen que la obra ha sido muy bonita. Esto me impulsa a seguir trabajando. 

¿La conmovió bastante el video de la niña que dice que usted es una bendición y que la adora? 

Es muy emotivo. Así como Luciana, han pasado muchos niños por la fundación y realmente eso le hincha a uno el corazón. Me quedé sin palabras. 

¿Cuéntenos acerca de la labor que realiza con la fundación? 

Somos una entidad sin ánimo de lucro en la que tenemos como bandera la defensa de los derechos fundamentales de los pacientes oncológicos, tanto niños, adolescentes y adultos. También apoyamos el trabajo sicológico con un equipo de voluntarios. Además, mejoramos las condiciones de vida de estos pacientes con alimentos, kits de aseo y suplementos vitamínicos. Hemos llevado a 57 personas, entre niños y adultos, a que viajen por primera vez en avión y conozcan el mar. Este año estamos mejorando las viviendas de algunos de los pacientes, ya llevamos doce, hacemos tardes lúdicas, en fin, cantidad de actividades que estamos generando constantemente para beneficiar, no solo a los pacientes, sino a su familia. 

¿Ha mejorado la atención de las EPS a las pacientes que padecen el cáncer? 

Tenemos una lucha muy grande con las EPS, especialmente con Medimas. Realmente siento que no debería estar funcionando más en el Quindío, da tristeza, desconcierto y mucha impotencia por no decir otras palabras de las que uno siente, porque esa EPS no  da la atención en los términos de oportunidad a los pacientes. Es más, parecemos mendigándole ese derecho que tienen y los derechos no se mendigan, los derechos se exigen. 

Recomendado: Con disciplina, Jacobo Gallo logró el mejor Icfes del Quindío

¿Cómo obtiene los recursos para apoyar a todas estas personas? 

La fundación Lazo Rosa constantemente hace actividades, nosotros tenemos un banquete institucionalizado, se llama Banquete Rosa, cada año hacemos un evento donde alrededor de 800 personas ingresan al centro de convenciones. Con este logramos subsistir por un año. Buscamos donantes de mercados y de los elementos vitamínicos. La fundación por fortuna ya es conocida. Hay unos que nos dicen: voy a donar la panela este fin de mes, otros regalan el milo y con los viajes al mar, por ejemplo, hemos hecho una alianza estratégica con el centro comercial Unicentro y hay una actividad que se llama la ciclotravesía. Estos pedalistas, que han sido entre 400 y 500, son los que han permitido que estas personas viajen en avión, se hospeden en un buen hotel en Cartagena y vivan tres días realmente mágicos. Muchos de ellos ya no están con nosotros, pero nos queda la satisfacción de haberles ayudado a cumplir un pequeño sueño. 

¿Qué es lo más bonito de trabajar con las personas que padecen cáncer? 

Lo más bonito del trabajo social es lo que me da, no quiero que se vea como egoísta, pero me nutro mucho, me da mucha paz, entonces es más lo que yo recibo que lo que doy. Se trabaja, se entrega esfuerzo y sacrificio. Hay momentos duros, porque no tenemos los recursos suficientes y nos toca ir a tocar una puerta, la otra, a que alguien me diga: “¡venga, usted ya viene otra vez con lo mismo!” Es muy difícil, pero saber que podemos aportar, que una persona se sienta beneficiada, que a las familias les podamos calmar a veces un dolor y hasta situaciones económicas de hambre, es grato.  Yo creo que cuando como seres podemos ayudar, así sea mínimamente a alguien, reconforta nuestros corazones. 

¿Ha llorado en esos momentos en los que las puertas se le cierran para ayudar a estas personas? 

Muchas veces se siente impotencia y otras veces he sentido desconcierto. Digamos que el hambre y las necesidades económicas duelen, pero ¿sabe qué es lo que más me duele, lo que más reclamo?, es atención oportuna. He pasado por dos tipos de cáncer y siempre le digo a la gente que he tenido la oportunidad de tener un tratamiento adecuado, yo quisiera que todas las personas que estén afectadas por esta patología tengan el tratamiento adecuado y oportuno que les salve la vida. 

Recomendado: Cacao, canción de David Mai inspirada en una mujer hermosa

¿Dicen los expertos que una adecuada actitud mental ayuda mucho en la recuperación de la enfermedad? 

Claro, pero pensemos en qué actitud mental van a tener cuando pasan seis, ocho, nueve meses sin que les den el tratamiento. Cuando tenemos fallos de tutela a favor, desacatos y las EPS no hacen caso. ¿Emocionalmente podríamos estar bien? Imposible. Decirles  a ellos que estén muy bien, cuando muchos no tienen esa posibilidad, es muy difícil. Pero obvio, a quienes les dan el tratamiento y emocionalmente están bien, tienen una red de apoyo familiar grande, social y demás, pues obviamente que pueden vencer la enfermedad. 

¿Cuánto hace que existe la fundación? 

El 19 de octubre cumplió siete años y actualmente hay alrededor de 150 pacientes, entre adultos y niños. A lo largo de este tiempo han pasado 900 personas. Y 5.000 ciudadanos en el Eje Cafetero han sido impactados con charlas sobre prevención del cáncer de mama.


Héctor Javier Barrera Palacio 
LA CRÓNICA 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net