Inicio / Al descubierto / JUL 23 2020 / 2 semanas antes

Un libro lleno de invitaciones ‘Entre líneas’

Favorito

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Un libro lleno de invitaciones ‘Entre líneas’

Judith Cartagena Ospina tiene otros 6 libros inéditos que esperan salir a luz.

La autora es nativa de La Tebaida y es directora del programa Chambrana Radio y Televisión.

La periodista y escritora Judith Cartagena Ospina le sacó provecho a los 4 meses que el país lleva de cuarentena y en medio de su encierro hizo algo que tenía pendiente con ella misma: contar su propia historia. 

Decidió darle alas a su imaginación y valerse de la prosa libre para relatar esos aprendizajes que hay ocultos en las situaciones dolorosas de la vida y que, casi siempre, solo se entienden tiempo después de que ocurren esos sucesos, como lo ha hecho ella con su propia vida, ya que asegura que desde jovencita aprendió a leer esas enseñanzas Entre líneas. 

Justamente ese es el nombre de su segundo libro, que consta de 72 poemas escritos en 100 páginas, en los que invita al lector a una reflexión tranquila sobre las batallas que hay que dar para enfrentar el mundo cuando se carga a cuestas con la obligación de tener hijos. También hace un clamor de amor a sus semejantes, que consiste en materializar esos llamados del corazón cuando se sientan o para decirlo por medio de un adagio popular: ‘no dejar para mañana lo que puedes hacer hoy’, porque, lo más probable, es que después ya será tarde. 

El lanzamiento de ese manuscrito, tejido en medio de la soledad, será a las 4 p. m. de este 25 de julio en la Tercera Fería Latinoaméricana del Libro de Cartagena de Indias, por medio de un Facebook live, al que podrán ingresar por medio de la página www.felicar.com. Allí dialogará con Gabriel García Torres, sobrino de Gabriel García Márquez. 

Sobre su nueva gesta literaria y poética dialogó con LA CRÓNICA para darle a sus lectores unos sorbos y dejarlos antojados de su escritura creativa. 

¿Qué le dio origen al libro titulado Entre Líneas? 

Entre líneas nace de la necesidad de contar muchas situaciones que he contado muchas veces a diversas personas y que les ha sido de utilidad. Se trata de esas experiencias negativas que a veces son tan dolorosas en el momento, pero que después se convierten en un proceso de aprendizaje muy grande y que otros ciudadanos conocen y buscan que uno les comparta. Uno lo hace porque de cada una de esas situaciones ha quedado una enseñanza. 

Siempre acuñé la frase de que desde muy joven aprendí a leer las Entre líneas de la vida. Entonces tenía la inquietud de sí publicaba una de las obras que ya tengo registradas o sí escribía algo mucho más libertario, de testimonios, pero dentro de la línea del verso y de la prosa libre, por lo que decidí construir un texto basado en algunas experiencias personales y otras vividas al ladito de otras personas. Lo que hice fue trasladar la parte buena de lo negativo al verso y tratar de que este verso permitiera como una reflexión, como un abrió los brazos y se liberó, como un grito de libertad dentro del romanticismo que me caracteriza, porque mi primer libro fue 100 % romántico, Nardo para ellas. 

¿Cuáles son algunas de esas historias?

De hecho, quiero contar que para haberme decidido a escribir este libro tuvo mucho que ver el concepto de mi hija menor, Laura María, porque siempre me ha dicho que yo tengo que contar mi historia y yo siempre le prometí hacerlo. Me ha dado trabajo sentarme a escribir en primera persona, aunque ya empecé a hacerlo y decidí materializarlo por medio del verso y de la enseñanza. Entre Líneas tiene un poema que me gusta mucho y creo que es una de mis mejores: La loba, es una declamación de libertad de variadas situaciones complejas que enfrentamos muchas mujeres en la vida, sobre todo cuando tenemos hijos y hemos salido a la vida laboral con ellos a bordo. 

Hemos tenido que enfrentar cosas bastante difíciles, como me tocó a mí, y poder defender algunos principios y valores que uno considera que deben permanecer en medio de esa batalla. Por eso digo que hiero con mi espada de cristal desde la transparencia que poseo hasta haber rendido a mi adversario. 

En La loba  hablo de llevar pelaje para abrigarme en un día helado o simplemente calidez en un día fresco, cuento de lo importante que es llevar esa parte fuerte de nosotros, esa parte agresiva, sin que sea dañina. 

Recomendado: Jairo Alberto, un crítico de lápiz y de palabras

 

El poema Quizás es una buena invitación para nuestros semejantes, ¿de qué se  trata? 

Lo hice pensando en qué va a pasar con la gente cuando pase la pandemia, pero no lo proyecto solo desde ahí, sino pensando en que siempre aplazamos las cosas, siempre dejamos algo para mañana, como cuando vamos a salir con la pareja y se  presenta algo, entonces se aplaza. 

Lo tuyo lo guardas siempre y priorizas el trabajo y los compromisos de afuera, entonces por eso el poema se llama Quizás. Tal vez cuando regrese hago tal cosa y resulta que cuando eso pase han pasado los años y quizás tengas que ir más pausado, tal vez cuando regreses lo que había en tu vida ya no estará, tal vez las flores se hayan marchitado y los detalles estén olvidados, o tal vez las melodías se apagaron y no disfrutaste de esa copa de vino o se perdió el abrazo que tu alma quería dar, ya no habrá cánticos en el aire de las ilusiones. 

Es toda una oda a ese aplazamiento de nuestros momentos, esos que el alma requiere, cuando sientes  ese llamado del alma dentro de ti, pero que aplazas. Este momento de la historia nos está diciendo que no hay que aplazar nada. 

Yo aplacé muchas cosas de las que después me arrepentí y prioricé otras que hoy en día pienso que había podido priorizar ambas al tiempo. Yo sé que aplazar no es bueno, quisiera que nadie aplazara nada, que cuando una persona sienta el deseo de dar un beso lo dé, que cuando sienta el deseo de gritar, grite, que cuando sienta el deseo de llamar, llame, que cuando sienta el deseo de parar, pare. 

Aplazar ese llamado del alma es dejar de vivir, es cortarle años a la vida y eso no se ve en el momento, se ve después, cuando uno está en una crisis bien jodida. Yo lo vi cuando estuve un par de meses hospitalizada y no podía hacer nada, porque estaba limitada, entonces dije que nunca más volvía a aplazar nada. 

¿El poema titulado Caminando por el mundo, de qué se trata? 

Es un recorrido de muchas cosas que uno recoge caminando por el mundo. Entonces ¿qué hicimos? Escalamos, caminamos, lloramos, nos caímos, nos paramos, sufrimos, vivimos y todo eso comprende la vida. No he sido capaz de dejarme encajonar por la rima, la respeto, pero siento que no me deja decir lo que quiero expresar y yo suelo ser de lengua suelta en el buen sentido de la palabra, me gusta hablar a calzón quitado y como son las cosas.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net