Domingo, 22 Sep,2019
Opinión / NOV 18 2018

La educación en perspectiva crítica

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

¿Dónde encontrar valor en la educación que contemple una visión de mundo y de humanidad frente a tantas formas de autoritarismo, fanatismo y ceguera mental que son en la actualidad expresiones renovadas de destructividad humana? Desigualdad entre los pueblos que es manifiesta en extrema pobreza, acumulación de riqueza por unos pocos, destrucción de recursos naturales, terrorismos de diversa índole, corrupción que atraviesa fronteras, migraciones y burocracias de Estado frustran la idea de una vida digna y bienaventurada. La democracia es ideal y forma de gobierno menospreciable porque el hombre en su condición de miseria se acoge a cualquier canto de sirena que le ofrezca satisfacer un mínimo de necesidades básicas.

¿Qué decir de la educación ante la indiferencia por el sufrimiento ajeno de seres que sufren la ignominia y el rechazo que los llevan a detestar la vida y lamentar la existencia que les ha tocado en suerte? Una educación que no se confronta ante los brotes de violencia como sucedió en Rostock (Alemania) en 1992 donde una turba incendió un refugio de trabajadores vietnamitas mientras los vecinos aplaudían, no vale la pena. Que suceda esto en la tierra de Martín Lutero, Leibniz, Bach, Schumann, Mendelsshon, Goethe, Schiller, Hegel, Wagner, Nietzsche, es todavía más vergonzoso por lo que significa la idea de sociedad decente y civilizada. Instituciones desacreditas, xenofobia y extremismos de toda laya solo traen exterminio, muerte, odio e intolerancia que por doquier se expande como mala yerba. 

Llegados a tal situación de humillación y repudio los hombres, mujeres y niños solo atisban ante sus ojos la evidencia de tiempos indigentes. En el horizonte se anuncia la presencia de regímenes políticos que llevan a la servidumbre generalizada y a la esclavitud porque no se ha sabido valorar el significado de los derechos humanos y de los gobiernos donde la democracia es un bien imprescindible. ¿Qué es de los hombres que prefieren las cadenas a la libertad?

Las ciencias sociales y humanas han de contribuir a allanar el camino y convertirse en la voz que no descansa ante la falsedad humillante, la miseria y la alienación. La educación con sentido crítico integra una conciencia social y política con miras a sensibilizar en aquello que una sociedad no puede permitirse: envilecer y despreciar la vida abocada a la maldad, la estupidez y la estulticia. ¿Cómo educar para que el individuo sea un ser autónomo, responsable, independiente y capaz de enfrentar fuerzas negativas que lo conducen a la barbarie y la destrucción fratricida? ¿Acaso es imposible el respeto y el trato civilizado, que es la función fundamental de la educación?


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net