Lunes, 23 Sep,2019
Opinión / NOV 27 2018

El último legado

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El libro final [1] de uno de los más grandes científicos de nuestra época después de Einstein, el brillante Stephen Hawking, responde con suma inteligencia las preguntas fundamentales que se ha hecho el ser humano; es un trabajo de obligatoria lectura para discutir y analizar en grupos de estudio, seminarios, centros de historia, grupos de amigos o en centros escolares; bien lo señala su amigo y colega Kip S. Thorne: “…Newton nos dio respuestas. Hawking nos dio preguntas. Y las preguntas de Hawking continúan dando, generando avances décadas después. 

Cuando al fin lleguemos a dominar las leyes de la gravedad cuántica y comprendamos completamente el nacimiento de nuestro universo, será muy probablemente a hombros de Hawking”. (pág. 23). En este caso, el maestro de Cambridge responde sobre los temas esenciales: ¿Hay vida inteligente en el universo? ¿Es posible viajar en el tiempo? ¿Es posible sobrevivir en la Tierra? ¿Cómo comienza todo? ¿Deberíamos colonizar el espacio? ¿Qué hay dentro de un agujero negro? ¿Nos superará la inteligencia artificial? ¿Podemos predecir el futuro? y, desde luego, ¿Hay un dios?

En este brillante y ameno ensayo póstumo responde las preguntas básicas de la ciencia y el hombre, con su acostumbrada inteligencia no exenta de gracia, con un lenguaje que busca claridad para el lector, incluso el poco conocedor de temas científicos; su propia hija Lucy entrega una nota esclarecedora sobre un genio atado a una enfermedad, admirable y admirado por millones en el mundo entero: “Mi padre jamás se rindió, jamás se escabulló de la lucha. A los setenta y cinco años, completamente paralizado y capaz de mover tan solo unos pocos músculos faciales, todavía se levantaba cada día e iba a trabajar. Tenía talla para hacerlo y no habría permitido que unas pocas trivialidades se interpusieran en su camino”. (pág. 265).

Enterrado en la Abadía de Westminster, en medio de dos de los grandes científicos, Isaac Newton y Charles Darwin, a los cuales admiraba, su obra completa universal que innovó la física y la cosmología, los orígenes del universo, los agujeros negros y la historia del tiempo, no estuvo exenta de sus preocupaciones sobre los problemas de la Tierra, los desafíos del cambio climático y la escasez de recursos para alimentar la población. Su estudio final que comento contiene estas inquietudes que planteó en otros ensayos.

Leí con viva emoción las respuestas del genio inglés, una reflexión fenomenal que recomiendo.
 

[1] Hawking, Stephen. Noviembre 2018. Breves respuestas a las grandes preguntas. Planeta. 287 páginas.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net