Miércoles, 19 Jun,2019
Opinión / DIC 17 2018

Iván el terrible

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Iván el terrible fue coronado sin méritos, como zar de Rusia, igualmente, así fue coronado nuestro Iván criollo gracias a haber sido elegido por una masa azuzada por una peligrosa mezcla de miedo e ignorancia.

Iván el terrible, el nuestro, en un ataque de plutocracia, arremete inmisericordemente contra las clases media y baja, para que el pobre sea cada día más pobre y el rico cada día más rico. Bien ganado tiene nuestro zar criollo su título de Hood Robín. ¿Puede haber algo más terrible que chantajear al pueblo amenazándolo con que si no aceptan su política económica no habrá plata para familias en acción, adulto mayor, educación y salud? ¿Por qué Iván terriblemente criollo, no dice que si no se acepta su política económica, no alcanzará la plata parta pagar los altísimos sueldos de los altos funcionarios del Estado?

En mi humilde condición de ciudadano anónimo, sin ser economista titulado en universidad privada, me atrevo a transmitirle a Iván lo que el pueblo piensa y circula en redes. Póngale IVA hasta del cien por ciento, a carros y celulares de alta gama, a todas la joyas en oro y diamantes, a las gaseosas y los licores, al cigarrillo y al tabaco, a la comida chatarra, a los yates y viajes en crucero y primera clase en los aviones, al segundo carro, a las corridas de toros y a los paseos en caballos cocheros, a todas las comidas extranjeras, a los vestidos de alto costo, perfumes y colonias, a los moteles y limusinas, a todos los realitys, fiestas y conciertos, a los reinados y desfiles de moda. 

Iván, no sea tan terrible con los descendientes de Penia. ¿Por qué los catorce billones que faltan tienen que apuntar a los pobres del país? Por qué los afectados tienen que ser los niños desnutridos, los ancianos desvalidos, los pobres destechados, los desempleados, los desarraigados, los desplazados. Iván, usted bien puede acabar con las cárceles de lujo, recortar las nóminas paralelas, rebajar el sueldo de los altos mandos de la Policía y el Ejército, hay muchas superintendencias que no hacen nada, al igual que las contralorías departamentales, muchos consejeros presidenciales que solo saben cobrar su sueldo, embajadores y cónsules que se la pasan jugando dominó, reduzca el tamaño del Congreso, quíteles a los congresistas los carros, los celulares, restaurante gratis y viajes en primera clase. No sea terrible con los pobres, usted es presidente de todos los colombianos, no protector de los ricos, sea usted estadista, no Hood Robin.

¿Por qué pasó usted un proyecto de ley de reforma de las TIC entregándole sin contraprestación alguna, nuestro espectro electromagnético a las multinacionales de la comunicación? Ahí no más hay unos cuantos billones. Actualmente la concesión es a diez años y por ello quienes la tienen pagan a los colombianos muchos millones. El proyecto en cuestión entrega nuestro espectro a treinta años sin recibir un solo peso. Terrible, Iván que usted sea presidente clasista y no para todos los colombianos. Escuche a AMLO.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net