Domingo, 25 Ago,2019
Editorial / ENE 18 2019

Solidaridad y repudio

Ojalá no sea el fatal anuncio de la retoma del terrorismo como herramienta de presión al Estado con las injustas consecuencias que suelen replicarse en la inocencia de la ciudadanía.

Solidaridad y repudio

Además del repudio por el atentado terrorista del jueves en Bogotá, no podemos quedarnos al margen de tan execrable hecho sin manifestar nuestra solidaridad con la capital, los familiares de las víctimas y la misma institucionalidad.

Revuelca este suceso las fatídicas remembranzas de los atentados perpetrados por Pablo Escobar en la peor época del terrorismo. Duele que se pretendan retomar estas estrategias de violencia en las cuales el luto nacional agobia a un país que pensó que esos trances demenciales ya habían quedado archivados en unas páginas manchadas de sangre en la historia nacional.

Hace recordar con dolor hechos de los últimos años como el atentado contra la sede del partido Opción Ciudadana en Teusaquillo, en La Macarena donde murió un miembro de la fuerza pública, y en el centro comercial Andino donde murieron tres mujeres. Con excepción del caso del Andino, las explosiones han estado dirigidas contra instituciones del Estado, lo que deja ver la intención política de los terroristas. En la mayoría de los casos se concluyó que fue el Eln, en otros el Mrp. Adicional a esto, 13 personas fueron capturadas siendo acusadas de ser del frente urbano del Eln y responsables de algunas explosiones; asimismo 10 personas fueron capturadas por conformar el Mrp. No obstante la misma Fiscalía había señalado que este tipo de organizaciones habían sido desvertebradas.

La explosión de ayer con un carro bomba en la Escuela de Policía General Santander que ha dejado 11 muertos y 87 heridos —dato a las 8:00 p. m. del jueves—, dando continuidad a la violencia en la ciudad, deja confundida a la ciudadanía y quizás peor a las autoridades y por eso el juego de hipótesis empieza a correr en medio de la ansiedad y la angustia por saber qué paso. 

Por un lado está la postura de que las autoridades encargadas de investigar no han logrado capturar a los responsables de la seguidilla de atentados en la ciudad, o al menos, no los han capturado a todos. También existe la posibilidad de que las estructuras con presencia en Bogotá tienen una alta capacidad para recomponerse y las capturas han sido golpes menores. Se abre paso otra hipótesis y es que hay nuevos actores violentos en la ciudad, que bien pueden ser del ‘Clan del Golfo’ o la disidencia de las Farc pues son los únicos grupos, además del ELN, con una capacidad logística de ese nivel para cometer estas acciones. 

Es importante tener en cuenta que 2019 resulta un año crucial para la política colombiana. El cambio de gobierno y las elecciones locales son factores decisivos en la dinámica de violencia en el país; muestra de ello es el asesinato de líderes sociales. A esto se suma la trasformación de los grupos armados en todo el territorio nacional que resulta un reto en materia de seguridad para la institucionalidad pública.

Este tipo de acción terrorista, calificada preliminarmente por los testigos como una acción cometida por un kamikaze, nunca antes se había visto en el país, donde los atentados terroristas se han solido ejecutar mediante redes de autores que —por lo general— depositan individualmente o en grupo, artefactos explosivos en el lugar de los hechos y posteriormente huyen.

Es prematuro para sacar grandes conclusiones sobre autorías y descifrar toda esta semántica oscura que suele incubarse detrás de este tipo de actos terroristas. Ojalá no sea el fatal anuncio de la retoma del terrorismo como herramienta de presión al Estado con las injustas consecuencias que suelen replicarse en la inocencia de la ciudadanía.

Que por ningún motivo este ataque violento e irracional despunte en nuevos tiempos de sangre, dolor e injusticia. Todo el esfuerzo y poder de la autoridad y la inteligencia del Estado deberá disponer lo necesario como para que esta ola que se asoma, no se desborde en la irracionalidad que suficiente dolor histórico nos ha provocado.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net