Martes, 24 Sep,2019
Opinión / ENE 31 2019

El perro muerto de la filosofía

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Dos aventajados estudiantes comenzaron a leer las obras Fenomenología del espíritu y Ciencia de la lógica, del exseminarista desertor alemán Federico Hegel (1770-1831) pero tuvieron que pedir ayuda porque no entendían, según Víctor Gómez en su libro Lo real y lo racional.

Descubierto un pequeño astro entre Marte y Júpiter, Hegel, insultando a Isaac Newton (1642-1727), sostuvo que en medio de esos planetas no había otro. Ningún interés despertaba por contradecir sin pruebas hechos demostrados científicamente. La característica de sus disertaciones es que ningún dato concuerda con el sistema, pero si se lo fuerza acaba encajando. Bertrand Russell, premio Nobel, estimó incomprensible esa postura. 

Producía risa, caricaturizaban sus opiniones. El catalán Ramón Valls, el Aristóteles de estos tiempos, lo llamó perro muerto de la filosofía, despojo productor de fétidos olores; está en el armario de los doctrinantes confusos. Hegel partió donde Kant (1724-1804) se detuvo, en las formas a priori. 

El danés padre del existencialismo Sören Kierkegaard (1813-1855) dijo que era el responsable de la decadencia moral de la sociedad; pero le reconoció el análisis estético del arte aunque dándole uso no idealista ni ilimitado. Schopenhauer lo combatió por construir majestuosos edificios conceptuales que eran solo abstracciones vacías alejadas de la vida, refutole que todo lo real es racional, todo lo racional es real; insoportable, aburrido generador de hueca palabrería, repugnante filosofastro, justificante de todo, incluso salvajadas contra la especie humana. 

Hegel reconoció que las formas del objeto de saber quedan a merced de la espontaneidad del espíritu, como recuerda Hirschberger en el tomo titulado Breve historia de la filosofía (pág. 241) que releí en diciembre de 2018 para, en modo sencillo, dar al respetado lector datos rápidos y entendibles de este fósil del pensamiento. 

Avanzando un paso más en el camino del racionalismo se llega al idealismo. La razón ya no es solo la única capaz de captar la verdad, sino su creadora; el principio de toda realidad es la Idea, que se desarrolla por el proceso dialéctico de tesis, antítesis y síntesis, conceptúa Oriol Fina. 

Discípulo de Schelling. También lo criticó Michel Foucault (1926-1984). Hegel es un eslabón más en los anales de la reflexión. Los médicos aprenden sobre salud estudiando enfermedades, los alumnos higiene filosófica en escritos hegelianos. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net