Domingo, 15 Dic,2019
Opinión / ABR 06 2019

Contaminación en Circasia

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La asamblea departamental del Quindío, realizó este jueves la ‘discusión sobre la problemática de contaminación ambiental en el municipio de Circasia’.

Al parecer, esta convocatoria partió de un rumor que se publicó como noticia, la cual aseguraba que en Circasia se respiraba el aire más puro de Colombia. Esto generó una controversia, ya que sus pobladores vienen quejándose por los malos olores que se sienten en plena zona urbana, los cuales son atribuidos a las granjas avícolas y porcícolas que han venido creciendo en este municipio.

La veeduría Conciencia Ciudadana, que se conformó en Circasia y que ha venido trabajando en el tema, expuso que por igual hay problemas de salubridad por los vertimientos y por lo tanto por el deterioro de la calidad del agua. Insistieron que el líquido que se le suministra a la población no es debidamente tratada.

Para la administración municipal, dichas molestias sentidas por la población no merecen preocupación, ya que causan más contaminación los vehículos que hacen presencia en la ‘Tierra de Hombres Libres’.

El representante de la CRQ expuso que además de las porcícolas y galpones de aves, por igual había que tener en cuenta la ganadería extensiva. Que ellos tienen la obligación de dar los permisos para el uso del agua, ya que estas actividades están permitidas en su Esquema de Ordenamiento Territorial. Otra cosa es cuando hay afectación por vertimientos ante lo cual tienen que proceder.

El funcionario que envió la gobernación sostuvo solamente que se tenía que aprender a convivir con el problema, ya que eran olores que se desprendían de la actividad industrial autorizada en el EOT.

La veeduría Conciencia Ciudadana dejó constancia ante la asamblea departamental, que citará a una audiencia pública, para que se discutan la multiplicidad de problemas presentados en Circasia, por la cual su población se siente sumamente afectada. 

Nota uno: Me satisface resaltar el fallo del Tribunal Administrativo del Quindío, difundido en LA CRÓNICA DEL QUINDÍO, sobre la exigencia de garantizar la calidad del agua para los usuarios del acueducto de Armenia. Una vez más debemos reconocer la labor de la Procuraduría Ambiental, la Defensoría del Pueblo y la Personería de Armenia, prestando atención a los requerimientos del movimiento ambiental que lucha por el territorio, el agua y la vida.

Nota dos: Ya se comienzan a dar pasos firmes en lo solicitado desde hace tiempo por ambientalistas, para la declaración como áreas naturales de conservación a las quebradas urbanas de Armenia. Gestión adelantada por Luis Carlos Serna, representante de las organizaciones ambientalistas ante el consejo directivo de la Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ. Bien por esa profe. Ojalá que, con la presente dirección, adquieran la categoría de Parques Naturales Regionales, reconocidos en la ley 99 de 1993 —numeral 16 del artículo 31— y definidos por la sentencia C-598 de la Corte Constitucional.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net