Jueves, 21 Nov,2019
Editorial / ABR 21 2019

Retanquear

Y recomenzar con lo que la coyuntura exige, las agendas obligan y lo que la comunidad espera.

Retanquear

Con este domingo de resurrección según la fe católica, no solo se cierra la Semana Mayor, sino que se abre paso un nuevo momento del año para todo aquel que asuma desde este mismo lunes que hay un recomienzo y que el concepto superior de resurrección cabe perfectamente desde la convicción religiosa tanto como desde la convicción personal del mundo de los hombres.

Será culturalmente inevitable que lo que son tiempos espirituales y religiosos para unos, para otros serán tiempos de turismo, o de rumba o de negocio. Desde luego, que independiente de credos, habrá muchos que se toman o se tomaron estos días como oportunidad de descanso y meditación personal o familiar. En todo caso, qué importante que este primer corte del año re comience este lunes con la mejor versión de cada cual y que su recarga de estos días marque rumbo para el resto del año.

Esa recarga anímica podrá ser un valioso instrumento que ayude a despejar el horizonte no solo de la ciudad, sino del departamento y la región. La inevitable suma de responsabilidades y corresponsabilidades podría servir como línea de base frente a las agendas que esperan en el territorio. 

Mucho por hacer y mucho por trabajar en Armenia con temas como las obras de Amable, los ajustes y claridades que brinde el proyecto de La Estación, los renglones a seguir que demanda aún los derivados de la valorización, la misma agenda del agua y los retos infaltables y complejísimos de la inseguridad, el desempleo, el microtráfico y el POT, entre otros. La ciudad demanda mucho trabajo y concentración de las autoridades, del concejo y de todos los estamentos que ayuden a empujar, pero también a monitorear y a vigilar todos estos pendientes y todos estos desarrollos.

Desde la gobernación ocurre otro tanto con los afinamientos que exige el cierre de gobierno y las obligaciones propias del Plan de Desarrollo. La apuesta por la agenda social y su extensión en educación, bilingüismo, arte y cultura y las bisagras que se intentan aceitar con todos y cada uno de los municipios. El plan de obras e intervenciones con los recursos de regalías, los retos de la RAP, la agenda compartida con Armenia que en los últimos meses se ha fracturado mucho y en suma, lo que será el legado de un gobierno sobre el que hubo tremenda expectativa y ya el tiempo se le acaba como para mostrar sus resultados y desmentir escepticismos. 

Los gremios que avisan agendas ejecutivas, cambios en sus juntas, renovación en algunos de sus liderazgos y hasta asomos con la contienda política, también tienen junto con la academia un papel crucial por cumplir en este año, que en virtud de las decisiones políticas que se tomen puede ser al final de esperanza o de resignación.

Desde luego que las campañas políticas asumen este nuevo momento y aunque algunas no hicieron pausa en Semana Santa, ojalá hayan hecho los mínimos de confesión para que sus tareas en adelante sean cada vez más claras y transparentes en sus planteamientos y compromisos, fuentes de financiación como misión básica que tenga el soporte ético que la ciudadanía espera y que coyuntura exige.

Que cada cual desde su fe y sobre todo desde su buena fe, haga lo que éticamente le corresponde y moralmente le obligan estos tiempos. 

Ese sería un buen recomienzo.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net