Domingo, 20 Oct,2019
Opinión / ABR 24 2019

La voz de los prelados

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La polarización política del país entre jefes, subjefes y secretarios de un sistema político que nació en 1991 y que desvió el rumbo de la democracia así en su inspiración la Constitución naciera para que ampliaran su cobertura, es la causante de las deformaciones nacionales. La proliferación de partidos políticos ha llevado a la polarización del país por la que se dolieron con razón algunos prelados colombianos durante la Semana Santa.

El obispo de Armenia, monseñor Carlos Arturo Quintero Gómez, orientó sus mensajes enfatizando en el crecimiento de los problemas sociales de su diócesis y llamando la atención de la sociedad —de toda la comunidad quindiana— pero especialmente de sus autoridades, para que observen al detalle la angustia de los pobres, los riesgos de la infancia, el abandono a la niñez, los graves conflictos que encara la juventud y en general acerca de los males que gravitan sobre un número inmenso de familias quindianas.

Viendo durante la procesión de la soledad de María el esfuerzo de los cargueros, de su firme constancia para cumplir soportando sobre sus hombros el peso de la carroza en la que mirando al cielo va la imagen dolorosa embellecida por la espiritualidad y la fe de los cristianos, pensaba si como en la política hay quienes peyorativamente descalifican los esfuerzos de quienes echan sobre sus hombros los afanes de la comunidad.

Inexplicablemente en la región como en todo el país existe un divorcio entre la clase política y la honradez, transparencia, ética y moral de los buenos ciudadanos. Los buenos no quieren gobernar porque los políticos convirtieron el camino de la moral y la ética pública en un sendero por el que solo transita la corrupción impidiendo la no conciliación, logrando la inversión de los valores que se expresa en la corrupción de la inteligencia que como decía monseñor Fabio Duque Jaramillo, consiste en llamar bien al mal y mal al bien.

El aislamiento es patrocinado deliberadamente por el sistema político que en la región no ha dejado que los mejores y más calificados ciudadanos accedan a la gerencia pública. Sinembargo hay que insistir, hay que buscar a aquellos visionarios que sueltan iniciativas no solo de sus inteligencias, sino del saber y querer hacer las cosas que la comunidad viene reclamando, para que tomen en sus manos las riendas de la administración de los municipios y el gobierno del sufrido departamento.

Hay que mirar al cielo y reflexionar. Los payasos se salieron del circo político y están en las calles del Quindío asegurando que nada tienen que ver con la carpa en cuyo interior actúan en matiné, vespertina y noche. Luz Piedad, Sandra Paola, Ánuar y otros diablos tienen pájaros tirándole a las escopetas desde el cielo del Quindío. 


@jorgelieceroroz


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net