Miércoles, 18 Sep,2019
Opinión / JUN 12 2019

Cambia el panorama

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Bastó el anuncio de la candidatura a la alcaldía de Armenia de César Augusto Mejía Urrea para que los nubarrones políticos se mezclaran entre el color de pintura grisalla y los claros que permiten ver una mejor luz en el camino. Durante dos semanas me he dedicado a escuchar en todos los lugares no solo a numerosas voces ciudadanas, también las voceros institucionales que creen en esta candidatura esperada por mucho tiempo en la ciudad.

Se nota, por ejemplo, que Mejía Urrea no tiene las sombras que son evidentes en la aspiración a la alcaldía de la señora Piedad Correal Barrios y no es por la maquinaria del municipio que tanto se comenta, sino por la presencia detrás de los telones de la politiquería, de las ex mandatarias de Armenia y el Quindío que lo fueron simultáneamente, Luz Piedad Valencia Franco y Sandra Paola Hurtado Palacio. Yo todavía me resisto a creer que el alcalde Óscar Castellanos vaya a desgastar tan de forma tempranera su candidatura a la Cámara de Representantes, legítima aspiración que en ningún momento puede tener malas compañías, estaría quemando o malgastando el capital político que según él ha conseguido por muchos años.

Y es que es verdad; en Armenia nadie que se respete y quiera la ciudad se aguantaría a esas señoras que tanto daño le hicieron a la ciudad con la complicidad directa de sus consortes, uno de los cuales se encuentra privado de la libertad. Estoy seguro que las candidaturas que aparezcan untadas de Valencia y de Hurtado le van a oler mal a los electores. Y como nada es absolutamente secreto en la política, esa versión está rodando de boca en boca y las pruebas de mano en mano.

Mientras tanto, las otras candidaturas no dan bola y el sentimiento colectivo en la milagrosa ciudad anda afanado por la presencia al frente de la alcaldía de Armenia de un gerente capaz de ordenar con criterio administrativo al descuadernado municipio. Vox populi de las últimas dos semanas.

El ex empleado bancario y de la desaparecida Apuestas Ochoa, José Manuel Ríos, es una ficha política con la que Sandra Paola Hurtado y algunos de sus amigos están intentando despistar el ambiente. En eso no hay que equivocarse, el juego no le está apuntando a una alcaldía imposible, y sí por el contrario, de lejitos pero de verdad, a una de sus mejores amigas durante ese gobierno, la ex Defensora del pueblo Piedad Correal. Ríos no tiene con qué competir en ese juego a dos cartas.

Pues bien: esta fotografía es un reflejo fiel del momento político y social que estamos viviendo en Armenia a poco más de un mes para la inscripción de los candidatos. Por los cuatro puntos cardinales no se ve sino el espectáculo de un poco de rudos políticos sin escrúpulo que van a terminar entendiendo que la ciudad no va a permitir cuatro años más de corrupción. Ni de fundas. Estamos más cansados de lo que estábamos en el 2015, en el cuatrienio de la malversación y robo de los dineros públicos.
 

Twitter: @jorgelieceroroz


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net