Domingo, 18 Ago,2019
Opinión / JUN 17 2019

Las lágrimas de Ortega y Gasset

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El diario El País de España, busca, para premiar con el premio Ortega y Gasset, al periodista que se distinga por enaltecer su profesión periodística, al defender la libertad, la independencia y el rigor, como valores esenciales del periodismo.

La función del periodista es informar, no ir más allá de la noticia, recientemente la BBC de Londres, despidió al periodista Danny Baker, por publicar un mensaje en twitter, en el cual comparó al hijo de los duques de Sussex con un chimpancé. La prensa más respetable del mundo, estuvo de acuerdo con la determinación de la BBC. Si las empresas periodísticas de Colombia tuvieran lineamientos éticos similares a los de la BBC, no tendrían tanto ‘periodista’ en sus nóminas y más de un pseudoperiodista, estaría limpiando parabrisas en los semáforos. El respeto a la verdad y a la persona, debe ser un principio fundamental de todo ser humano, y de un periodista en su profesión.

El diario español El País, le otorgó el premio Ortega y Gasset al ‘periodista’ Darío Arizmendi. No sé en qué estaba pensando dicho diario, cuando distinguió al opinador Arizmendi con dicho premio, pero estoy seguro de que el filósofo Ortega y Gasset derramó lágrimas de desconsuelo, al igual que Alfred Nobel lo hizo cuando le otorgaron el de literatura a Winston Churchill, y el de la paz a Barack Obama.

Escuchar a Arizmendi, lo cual no hago desde hace mucho tiempo, es una bajeza con uno mismo. Darío Arizmendi es al periodismo, lo que Hernán Hoyos a la literatura. En buen momento se va de Caracol, y como se dice, con tal que se vaya, que le vaya bien. No puede ser director de un noticiero radial tan importante como Hoy por hoy, con la audiencia y la influencia que tiene esa cadena radial, un ‘periodista’ que haga pasar, por noticia, sus odios personales y su pensamiento político.  No quiero decir que un periodista no pueda tener conflictos personales o sociales, ni preferencias políticas, pero deben estar por encima de ello, los principios periodísticos de rigurosidad, independencia, verdad y ética.  

Que Arizmendi se haya ganado el más importante premio de periodismo de habla hispana, desdice del premio y menoscaba la profesión del periodista, pues que un mal ejemplo como lo es Darío Arizmendi haya sido exaltado por el prestigioso diario español, hace flaquear los valores que sí respetan muchos periodistas en Colombia.  

Otro fiasco periodístico, lo ha hecho el diario El Tiempo al nombrar personaje del año, a Néstor Humberto Martínez, obvio que la designación fue de su dueño Luís Carlos Sarmiento.  Aunque pensándolo bien, con la designación del exfiscal, un hombre que encarna todos los antivalores que pueda tener un ser humano, quiso el dueño del diario, poner como personaje del año a alguien para mostrárselo al país como un ejemplo de lo que no debe ser una persona y menos un fiscal.

Fue reconfortante para el periodismo, la reacción adversa de muchas personalidades de reconocida ética.

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net