Viernes, 22 Nov,2019
Editorial / JUN 19 2019

SOS la familia

En diferentes partes del mundo siguen surgiendo y tomando fuerza movimientos políticos que promueven la no penalización de la pedofilia.

SOS la familia

Entre el desbordado afán por no impedir el libre desarrollo de la personalidad y el fanatismo que ha producido la ideología de género, ha quedado entreabierta una puerta por la que se ha ido colando, y parece no haber forma de frenarla, una aplanadora de derechos colectivos y detrás de ella la eliminación de un marco ético, estético, técnico y jurídico mínimo que garantice la convivencia en paz y armonía y salvaguarde los derechos de todos. Está muy bien frenar cualquier forma de discriminación pero otra es desconocer el límite de las obligaciones individuales y firmar sin fecha de caducidad ni cláusulas de cancelación por incumplimiento, un paz y salvo de derechos personales. Cada vez está en mayor riesgo, por privilegiar los “derechos de los adultos” la seguridad mental y física de los niños.

¿Aceptaría que su hijo de 6 años tenga como “compañerita de salón” a un hombre de cincuenta años, que estuvo casado y es padre de 7 hijos, pero que decidió que su verdadera vida debía ser la de una niña de 6 años y empezó a vestirse con falda hasta las rodillas y zapatos colegiales, se peina con dos colas, abraza un oso de peluche y afirma que así logró apartarse de su tendencia suicida? Ese es el caso Stefonknee Wolscht, un mecánico canadiense que luego de 23 años de matrimonio empezó a autopercibirse como una chiquita de 6 años y fue adoptado por una pareja de esposos, todo explicado y justificado en la teoría de la ideología de género.

En diferentes partes del mundo siguen surgiendo y tomando fuerza movimientos políticos que promueven la no penalización de la pedofilia, que sugieren que sea el Estado el que produzca la pornografía infantil y que invitan a la legalización de la necrofilia y la zoofilia. Es tal la fuerza de estos grupos activistas que, alegando ideología de género y el libre desarrollo de la personalidad, han puesto a dudar a sus respectivos gobiernos y hasta han logrado promover cambios legislativos impensables hasta hace unos pocos años.

La despenalización de la dosis mínima y el levantamiento de la restricción para beber alcohol y consumir sustancias sicoactivas en lugares públicos en Colombia, ha hecho de los parques infantiles campos minados para los más pequeños; estos ejemplos tienen un vaso comunicante con los ya citados en los dos párrafos anteriores: libre desarrollo de la personalidad. Sumemos los innumerables casos de conductores que siguen al frente del volante, pese a tener encima numerosas multas por infracciones de tránsito, todo justificado en que no se le puede violar el derecho al trabajo; o la cantidad de delincuentes, con numerosas reseñas judiciales por diferentes delitos, asechando víctimas en parques y calles porque según un juez no representan un peligro para la sociedad.

La lucha de la comunidad Lgbti contra la discriminación es válida, pero también ha traído como consecuencia la aparición de nuevos y muy exóticos reclamos y ha provocado que la necesaria línea que pone límite a los excesos individuales esté cada vez más lejos. Por ejemplo, sin haberse terminado de incorporar, como debiera ser, el término transgénero a los diálogos sociales, ya apareció el concepto de transpespecie; Erik Sprague, el hombre lagarto; y Nano, la mujer noruega de 21 años que dice ser y se comporta como un gato, alegan que nacieron en la especie equivocada. 

Hoy más que nunca, por lo ya enunciado y muchas razones más, la familia tiene que fortalecerse, en ella debe inspirarse la escritura del manual para entender los cambios del mundo y poder caminar por la vida disminuyendo el riesgo de caer en el vacío. El Estado, la legislación, la institucionalidad, los medios y la política, tienen como una de sus permanentes tareas ayudar a hacer de la familia un lugar más seguro y una zona de neutra entre el afán del hombre por descubrir lo que no conoce y los riesgos letales de encontrarlo.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net