Domingo, 15 Sep,2019
Opinión / JUL 20 2019

Matecaña y la RAP Eje Cafetero turismo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Es impresionante la dimensión de las obras del aeropuerto Matecaña de Pereira. Su avance da mucho para reflexionar, y ojalá en el Quindío, nos lleva a dejar de pensar de una vez por todas que nos van a quitar el negocio en los viajes de turismo y corporativos. El área metropolitana de Centro Occidente la componen Pereira, Dosquebradas y La Virginia. Su población a la fecha debe estar por el orden de los 800.000 habitantes por lo que, guardadas las proporciones, merecen una mega obra como la de este aeropuerto. Dejemos de rasgarnos las vestiduras y hagámonos a la idea que el futuro nos está colocando un aeropuerto de quinta generación a 45 minutos —mucho menos que la distancia de otros en el mundo a sus ciudades de influencia— el cual, dadas sus características, bien podrá ubicarse dentro de los 5 aeropuertos importantes de Colombia. 

Sondeando la opinión de la gente, la Autopista del Café en el tramo Armenia–aeropuerto Matecaña, es quizás una de las vías que ofrecen al viajero los parajes más hermosos y las facilidades más cómodas en Colombia; lo mismo sucede con la otra vía, la que arrima a los de Caldas con ese atractivo del helicoidal de Santa Rosa, cuya vista es también impresionante. Una de las mayores inquietudes de los usuarios de esta autopista es el alto costo de los peajes y muchos, incluido yo, queremos saber hasta cuándo vamos a estar pagando por una autopista que, según cálculos, ya está más que repagada. 

El futuro pinta para que Matecaña sea el aeropuerto principal con conexiones al extranjero, es lo que vemos hasta ahora: Miami, Panamá, New York. Visiono, una vez concluidas sus obras, la implementación de vuelos a Madrid, nuevos destinos de Sudamérica y muchos más. Todo lo anterior me motiva a seguir soñando con el RAP Eje Cafetero Turístico, promocionado como un solo destino en el que, dado el tamaño global de sus componentes, el viajero pueda desplazarse en todas las direcciones por carreteras de ensueños y disfrutar de una diversidad de climas. Es difícil lograr experiencias similares en cualquier otro destino de Colombia y de muchos países. Hagamos un análisis Dofa de este mega destino y ya veremos cómo son más las fortalezas y oportunidades que las debilidades y amenazas, ahí les queda tarea para hacer. 

Armenia, Calarcá, Circasia y Montenegro como mínimo necesitan ser declarados zona metropolitana para poder disfrutar de los múltiples beneficios que esta declaratoria conlleva. En cierta ocasión escuché una conversación entre unos empresarios extranjeros en donde concluían que la zona RAP Eje Cafetero lo tiene todo para considerársele una mega ciudad con una población de más de 2 millones de habitantes, justo detrás de Bogotá, Cali y Medellín, observación muy válida para efectos de mercadeo. Las nuevas generaciones, millennials y centennials comienzan a verlo así, el otro día escuché a varios sobrinos míos reunidos en una finca cerca de Armenia, invitando a sus primos a comer hamburguesas de Mc Donald's; ¿A dónde creen que fueron? Así es, a Pereira. Esta es la realidad.

Hasta la próxima 


[email protected]


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net