Opinión / DIC 11 2019

El desapego

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

“Somos animales de costumbres”: este es uno de los dichos populares que me hacen pensar en como nos apegamos a cosas tal vez por miedo o por simple costumbre; en este momento pienso en los ratones de laboratorio que se apegan a la conducta objetivo para conseguir la estimulación positiva que es la comida que se les da.

El apego no solo se da hacia una persona, puede ser a una conducta, una situación, un objeto, un grupo, un trabajo o una relación. Hacemos lo posible por no despegarnos de eso que ya manejamos o eso que nos hace sentir bien.

Hay apegos que son funcionales e importantes, como el de las primeras etapas de desarrollo de nuestros hijos, hay algunos que son deteriorantes y desgastantes como estar apegado a una relación disfuncional donde se da el maltrato psicológico, ya que en algunos casos este maltrato hace que las personas por alguna extraña razón se apeguen más.

Podemos llamarlo apego, dependencia, costumbre o necesidad, cualquiera de estas hace que nos sintamos temerosos, que haya en nosotros un fuerte malestar simplemente al pensar en dejar esa situación o persona. El miedo en este caso proviene de una creencia irracional: “Es mi esposo y debo estar con él, necesito esta persona para mi vida, debo estar en este sitio, este trabajo no me gusta pero debo aguantar”.

Para iniciar el desapego lo primero que debemos hacer es pensar en desprendernos, recordemos que no necesitamos mucho, renunciemos ya mismo al pensamiento dependiente, somos libres en nuestra mente y podemos permitirnos esta libertad, podemos hoy tomar la decisión de renunciar a los pensamientos o conductas que acaben con nuestra libertad y entender que podemos construir nuestra fuerza emocional si entendemos que el apego es negativo en nuestra vida.

Cuando las personas entienden esta liberación, encuentran que ya no quieren tener más situaciones de dependencia y apego, viven el presente y reorganizan su vida de una manera más efectiva, entienden que la felicidad esta en su interior. 

Algunos pacientes me dicen que tienen miedo de dejar su relación, yo les pregunto ¿qué es lo que los hace estar al lado de esa persona? Algunos responden que no saben, se sienten mal con su vida, no encuentran satisfacción en las situaciones con su pareja, sienten que su vida esta amargada por esta relación, les pregunto ¿qué sienten por esa persona? No están seguros, creen que el amor ha desaparecido. Sin embargo no terminan por el apego a una costumbre, por la necesidad de tener a alguien a su lado y por no defraudar sus creencias irracionales, ahí es cuando reconocen que hace parte de una idea que tienen en su mente y que abandonar esa idea es lo mejor que pueden hacer por su bienestar emocional.

[email protected]

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net