Opinión / MAY 26 2020

Que el balón vuelva a rodar en el Eje

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Se sabe, extraoficialmente, que la propuesta del Eje Cafetero para ser sede de la Liga Dimayor 2020 es la que cuenta con mayor aceptación entre directivos de la División Mayor del Fútbol Colombiano y miembros del gobierno nacional.

Vale la pena recordar que los alcaldes José Manuel Ríos, Carlos Maya y Carlos Mario Marín, de Armenia, Pereira y Manizales, respectivamente, presentaron una propuesta para que el reinicio de la liga se dé en el Eje Cafetero, tras casi 2 meses y medio de para por la situación sanitaria originada por la COVID-19.

Además de la oferta de los mandatarios regionales, que también contó con el respaldo de los gobernadores de los 3 departamentos, llegaron propuestas de Medellín, Bucaramanga, Cali, Barranquilla y Tunja.

En una reunión con el presidente de la Dimayor, Jorge Enrique Vélez, se hizo la defensa de las ventajas de la región. Una de ellas es que en un trayecto inferior a 100 kilómetros se encuentran ubicados 3 estadios de primer nivel: Centenario, Hernán Ramírez Villegas y Palogrande. Sin contar que esa distancia se recorre en 2 horas, gracias a la infraestructura vial que conecta a las 3 capitales.

Hay que agregar, también, la capacidad hotelera del Eje Cafetero, con más de 46.000 camas disponibles —22.500 en el Quindío, 12.360 en Caldas y 12.000 en Risaralda— y una red hospitalaria con cerca de 4.000 camas. 

A esto se suma la experiencia reciente del Preolímpico sub-23, a principio de año, donde Armenia y Pereira se destacaron por su organización.

Otro punto para tener en cuenta, no menor, son las cifras de contagio de coronavirus que se manejan en diferentes regiones. El Eje Cafetero, hasta ayer, presentaba, 467 contagiados —94 en Quindío, 128 en Caldas y 245 en Risaralda—, números inferiores a los reportados en otras zonas de Colombia: Valle del Cauca —2.490—, Antioquia —861—, Bogotá —7.386— y Atlántico —2.853—.

La propuesta contempla que en cada ciudad se alojen entre 6 y 7 equipos, y que se jueguen 2 partidos por día, 5:00 p. m. y 7:00 p. m., durante 50 días. Tras su arribo, los futbolistas serían sometidos a pruebas para la COVID-19, luego, aislados en hoteles, hasta que se tengan todos los resultados para determinar que el 100 % esté en perfectas condiciones.

Los protocolos asegurarían la desinfección de buses, estadios y jugadores, en todo momento. Si bien los partidos se jugarían a puerta cerrada, se contaría con ambulancias y personal médico. La idea es que no haya más de 200 personas por juego.

Para Quindío, Risaralda y Caldas, sería una gran oportunidad para reactivar, aunque sea en una mínima parte, sectores como los de transporte, alimentación, hotelería, entre otros. Con pandemia o sin pandemia, el Eje debe seguir siendo un candidato fuerte en la realización de eventos deportivos, eso no debe cambiar.

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net