Domingo, 29 Mar,2020
Opinión / SEP 02 2019

A defender la paz

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Temor y desconcierto han despertado las declaraciones guerrilleras relacionadas con retomar las armas y regresar a las prácticas que mantuvieron al país durante décadas, sumido en angustia, incertidumbre y violencia.

Queremos vivir tranquilos, dejar de enterrar a muertos prematuros, no padecer el secuestro, seguir transitando en libertad, poder ver los paisajes – que, entre más remotos, más bellos – y mantener las ciudades sin terrorismo, para que la confianza internacional se mantenga, la iniciativa empresarial fluya, exista empleo y niños y niñas crezcan disfrutando de libertad, protección y oportunidades.

La historia ha estado signada por cosas terribles… corrupción, exclusión, polarización, vulneración de derechos, maltrato, irresponsabilidad, indolencia… Es la violencia armada la más lamentable, consecuencia de varios problemas y causa de otros… Dejó espantosos resultados… sangre derramada, muerte, bombas, mutilados, huérfanos, viudas, heridos y asesinados… 

Nos llevó a una estigmatización universal, opacó las maravillas que posee el país: belleza geográfica, potencial incalculable, gente bella, diversidad cultural, logros deportivos, talento… 

Con las dificultades propias de procesos complejos como lo fue el de paz con las Farc, se logró poner fin a ese capítulo, se estrecharon manos y firmaron compromisos… Una blanca paloma, sin mancha roja enlutando sus alas, voló… libre… 

Brotaron esperanzas; esposos, padres e hijos regresaron a los hogares abandonando el monte y sus penurias, empezaron a capacitarse para emprender una vida nueva, útil, lícita, distinta… el Sena llegó a muchos rincones para enseñar artes y oficios, el gobierno dispuso espacios, se abrió campo al perdón y la reconciliación, se crearon diálogos sobre el futuro, se generaron alternativas de convivencia, la lucha subversiva pasó de los fusiles a las urnas y se vislumbró en el horizonte un color diferente al negro de las tumbas y al escarlata de la sangre…

Ahora, se dice que la guerra volverá, por razones que son insuficientes para sumirnos de nuevo en el terror, la impotencia y las lágrimas. Es el momento de gritar unidos: “No más guerra”, de exigirle al Gobierno que defienda la paz, desde la institucionalidad, desde las capacidades militares, desde la convocatoria al respeto. 

Bienvenidos los hermanos guerrilleros que quieran seguirle apostando a la reintegración y al cambio de vida… Bienvenida la participación política, porque el pluralismo construye la democracia. Proscritos: la confrontación armada, los atentados, la amenaza contra la convivencia, el terrorismo en ciudades y campos, el odio y la venganza… Gran reto tendrá el señor presidente para defender a su Nación. Debe hacerlo con carácter, valentía y convicción. No más intimidación, ni manipulación de las personas que obran al margen de la ley; no más irrespeto por todos nosotros y nuestros derechos… no más...


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net