Miércoles, 01 Abr,2020
Opinión / MAR 23 2015

Día E

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Consolidar la calidad en la educación es un propósito fundamental para el desarrollo de las naciones. Un pueblo educado tiene la capacidad de crear soluciones ante sus problemas, diseñar alternativas para construir su futuro y crear opciones para desplegar talentos individuales y alcanzar buenos resultados colectivos.

La educación es la clave para la convivencia, el progreso y la felicidad. Sin ella estamos condenados a la ignorancia, la imposibilidad y la miseria.

Por eso, Colombia está buscando incrementar la calidad de su educación, mejorar sus resultados en pruebas externas, obtener mayores aprendizajes en los niños, niñas, adolescentes y jóvenes y aumentar las oportunidades para el acceso a los distintos niveles educativos, hasta lograr que cada cual tenga posibilidades reales de llegar a donde decida hacerlo.

El miércoles 25 de marzo ha sido declarado a nivel nacional como el día de la Excelencia Educativa, un espacio donde cada institución se reunirá en torno al análisis de los resultados obtenidos en pruebas externas, para detectar las causas que los han generado e identificar debilidades existentes para superarlas.

Es claro que la calidad en la educación se obtiene fruto de un complejo entramado de variables donde inciden muchos factores. Es urgente que se realicen mayores y más pertinentes inversiones y se cualifique a los maestros. 

El Plan de Desarrollo Nacional propone un incremento exponencial en la inversión en el sector y ha planteado líneas estratégicas orientadas entre otras cosas, a la cualificación de los maestros y maestras. Lo tenemos todo para avanzar hacia un norte promisorio, porque más allá de los problemas por resolver, hay talento en quienes ejercen la enseñanza e inteligencia y capacidades en los estudiantes.

Cuando las personas se unen, poniendo el alma, logran cosas increíbles, obtienen resultados sorprendentes. En el magisterio colombiano existen seres maravillosos y aunque es cierto que requieren mejores condiciones salariales y una atención en salud más humana, también es verdad que cuentan en su compromiso y formación, con las herramientas para llevar a sus estudiantes cada vez más lejos.

El miércoles será una oportunidad para que el sector educativo reflexione sobre la excelencia, para que las comunidades encuentren caminos e ideen estrategias, que los lleven a donde esperan llegar, para que se fijen metas claras y se asuma la misión de luchar por ellas. El sector educativo es competente, y como no existe algo tan bueno que no pueda mejorar, seguramente habrán maneras de hacer mejor lo que se hace y lograr lo que como país merecemos: Una educación de calidad que nos catapulte hacia el futuro justo, próspero y pacífico que anhelamos.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net