Editorial / AGO 01 2020

El afán por desinformar

Lo importante hoy no es la velocidad para publicar y sí la certeza de lo que se dice y los elementos que aporta cada medio para que la información nutra el día a día de las personas por lo completa y bien contada.

El afán por desinformar

Los 27 contagiados por el virus, reportados el día de ayer por la secretaría de Salud y con los que Quindío llegó a 86 en 3 días, fue una noticia poco comentada porque los habitantes del departamento estaban, unos ocupados reenviando un borrador de decreto no oficial sobre supuestas nuevas restricciones en el territorio, y los demás asustados porque dieron por hecho que lo que circuló por cadenas de WhatsApp era cierto en su totalidad y no solo también multiplicaron esa falsa información sino que empezaron a tomar medidas. Esa es otra lección, la de los daños que produce la desinformación en medio de esta emergencia mundial, que pese a los más de 10.000 muertos y 295.000 contagiados en el país por la pandemia no se ha querido aprender.

Ahora el problema es que ni siquiera ya es prudente recomendarle a la ciudadanía que solo reciba y comparta información de portales noticiosos reconocidos porque el mensaje también fue distribuido por algunos periodistas y medios informativos locales. Que mal le hace a la población ese afán por dar la noticia primero así esta, como ocurrió con el falso decreto, no haya sido confirmada. Ese síndrome de la chiva sigue siendo un riesgo innecesario de correr, la primicia ya no es un privilegio de los periodistas, muchas de esas noticias de última hora son difundidas primero por cualquier ciudadano a través de sus redes sociales así no tenga formación como periodista y comunicador.

Muchos de quienes ayudaron con su precipitada e irresponsable actitud a viralizar el falso decreto son trabajadores y contratistas de despachos oficiales que hicieron a un lado la información, esa sí confiable, de las páginas web y redes sociales de la alcaldía de Armenia y la gobernación del Quindío, para hacer eco de mensajes anónimos que estaban lejos de lo que finalmente decretó la alcaldesa encargada del municipio de Armenia al finalizar la tarde de ayer.

Preocupa también, y mucho, que ese borrador de decreto se haya filtrado. Habrá que revisar, señor gobernador, alcaldes y demás autoridades que participaron de la sesión de puesto de mando unificado, cuál es la calidad e idoneidad de las personas que participan en estas reuniones tan importantes y así evitar otro paso en falso como el de ayer. Este episodio no puede catalogarse como de menor importancia y debe ser investigado, alguien de mala fe puso a circular ese documento y no es digno de ocupar una silla en los encuentros que sostienen los gobernantes. Ya cada medio hará catarsis de lo sucedido para no volver a caer en el desespero por ser el primero en dar noticias aunque estas no sean ciertas y produzcan lo que generó ese falso decreto: confusión, desorden, malestar y desespero.

Lo que sí es ya oficial es que en el municipio de Armenia el pico y cédula seguirá como hasta ahora, que habrá ley seca los fines de semana entre las 6 p. m. de cada viernes y las 6 a. m. de cada lunes y toque de queda todos los días entre las 10 p. m. y las 5 a. m. Medidas pertinentes que por lo menos ayudarán a controlar tanta fiesta nocturna pese al riesgo latente y creciente de contagio, y tanta vida de ocio en los barrios hasta altas horas de la madrugada. Ojalá también operara el sentido común en la ciudadanía, el mismo que ha funcionado a cuenta gotas hasta ahora, para que las cifras de contagiados no sigan esa curva en ascenso en un departamento tan vulnerable por las pocas camas de cuidados intensivos con que cuenta. Seguramente vendrán otras decisiones por parte de cada alcalde de acuerdo con la realidad del municipio que gobierna, pero lo más importante será el autocuidado y eso incluye informar responsablemente.

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net