Jueves, 21 Mar,2019
Opinión / MAR 16 2019

El protegido III

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

“Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces” (Mateo 7:15-20).

Con la engañosa ‘transparencia’ que predica la sotana, disfrazada de concurso de méritos, lo que se evidencia es un concierto de acciones preconcebidas para favorecer al principal contratista de la logia. 

Las preocupaciones se hicieron sentir en el edificio eclesiástico de la gobernación del Quindío cuando se enteraron que una hoja de vida era superior a la otra. Había en juego la bobadita de $165.969.300 correspondientes a un concurso público de méritos. No podían permitir que otra persona se ganara dicho concurso. Tenía destinación específica. Pero solo se trataba de un formalismo diseñado para aparentar ética pública. 

Iban y venían por los pasillos de la gobernación —desesperadamente buscando— al protegido con el fin de que hiciera rápidamente una observación contra una hoja de vida que había alcanzado mayor puntaje: “al proceder a revisar el desarrollo de la etapa precontractual, se evidenció que los dos oferentes presentaron observaciones a la evaluación de las ofertas pero llama la atención, que el 31 de julio de 2017 el señor Fernando Medellín en su escrito de observación (fl.705-708), solicitó se revisara la calificación técnica específicamente por la puntuación asignada a la hoja de vida de la directora de la consultoría, atacando con precisión las funciones acreditadas por aquella, sin que en el expediente contractual esté acreditada la solicitud…”, dice la Contraloría.

Luego la Contraloría ingenuamente se pregunta: “¿cómo conoció el señor Medellín Lozano las certificaciones de experiencia aportadas por el otro oferente?”. Sencillo. Porque al interior de la gobernación le suministraron toda la información porque él es el protegido del gobernador. 

Después de haber pasado el sustico, finalmente Medellín gana el concurso y comienza sus actividades respectivas. Tenía que presentar como producto un ‘tablero de control’: “es pertinente mencionar que al parecer dicha actividad fue realizada por el señor Juan Pablo Álvarez, ingeniero que desarrolló el instrumento ‘tablero de control’, agrega la Contraloría. El cerebro del tablero es el ingeniero Álvarez y no Medellín. Otras fuentes me aseguran que al ingeniero solo se le pagó 500 mil pesos por lo que hoy día goza de prestigio el sabio Medellín. 

Y toda la planta de empleados de la gobernación comenzó a sorprenderse por las facultades extraordinarias que demostraba Medellín. E incluso, sorprende ¿cómo es posible que el tipo haya ganado más honorarios que el mismo gobernador? —ver informe parcial-contraloría, págs. 16, 17, 18, 19—.

Continuó el próximo sábado. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net