Opinión / JUN 14 2016

El Quindío requiere agricultura por precisión

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El Quindío es un departamento privilegiado por la naturaleza, su topografía y ubicación estratégica le otorgan todos los pisos térmicos en sus 12 municipios, lo que se constituye en ventajas comparativas para hacer de esta región la gran despensa agrícola, que supla la demanda alimentaria nuestra y de otros departamentos. Pero no ocurre así, quizás por falta de visión y de conocimiento en asuntos agrícolas de anteriores gobernantes y secretarios de Agricultura del Quindío y sus municipios o simplemente por falta de interés en ese sector productivo.

El manejo ambiental con responsabilidad social, evidencia la necesidad de producir alimentos de excelente calidad con procesos sostenibles y amigables con el entorno; sin embargo el pequeño y mediano agricultor deben enfrentar cada día mayores desafíos que le obligan a ser más competitivo frente a la demanda del sector donde la calidad y cantidad son más exigentes, en un mercado expoliador donde el campesino produce más pero con menos rentabilidad. Es por eso que los actuales mandatarios deben mirar con interés el desarrollo agrario sostenible en la región y para lograrlo se debe adoptar con urgencia la agricultura por precisión, mediante la sectorización y uso eficiente de la tierra para una intervención correcta que permita el cultivo adecuado en el lugar preciso.

Por tradición el agricultor nuestro ha desarrollado técnicas y modelos de cultivo de alimentos mediante la observación, la intuición y la práctica de generación en generación con muy buenos resultados, pero con la aparición de fertilizantes, algunos pesticidas y agroquímicos su actividad productiva es cada día más compleja, sumado al cambio climático con los fenómenos de ‘El Niño’ y ‘La Niña’ que ocasionan enormes daños en los cultivos. Esta realidad evidencia la importancia de la agricultura por precisión, pues a través de esta se visibiliza la variabilidad espacial de las propiedades del suelo para incrementar la producción agrícola y al mismo tiempo mitigar el impacto ambiental, mediante el apoyo de tecnologías de aplicación cuyo factor común es la utilización de las TICS, que facilitan la acertada toma de decisiones y una precisa ejecución en la utilización responsable de insumos agrícolas como fertilizantes, control de malezas, plaguicidas y semillas en una zona determinada, coherente con su potencial productivo.

En el 2010, la Corporación Autónoma Regional del Quindío, desarrolló un estudio técnico georeferenciado, denominado ‘Determinantes ambientales para el ordenamiento territorial municipal en el departamento del Quindío’, el cual contiene aspectos relacionados con el cambio climático como directriz ambiental para el ordenamiento territorial, determinante ambiental para la articulación de los planes de ordenamiento territorial con la planificación ambiental regional; determinante ambiental para la protección del espacio público y el paisaje y la determinante minera, entre otros. Estas son herramientas de gran utilidad para implementar con éxito la agricultura por precisión, sin embargo han sido ignoradas caprichosamente, dejando al Quindío sin una adecuada planificación en su potencial agrícola y con un elevado deterioro ambiental.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net