Opinión / NOV 19 2019

EPQ, la obsesión del gobernador

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Estar de acuerdo o no con la gestión desarrollada por el gobernador Carlos Eduardo Osorio Buriticá, durante su administración, dependerá siempre del nivel de conocimiento de la función pública que posean quienes analicen ese aspecto. 

Hoy no emitiré juicios de valor sobre los cuatro años de gobierno de Osorio Buriticá, pues ese ejercicio para que sea realmente juicioso y serio debe ser contrastado con proyectos, programas, indicadores y cifras, lo cual muy seguramente haré en una próxima columna. De momento me referiré, por lo curioso e inédito del tema a la evidente obsesión del mandatario departamental con Empresas Públicas del Quindío, EPQ, pues desde que inició su mandato fue claro el antagonismo con el gerente dimitente James Padilla García, con quien no tuvo una adecuada comunicación, sino una serie de reproches a sus actuaciones; pero más allá de esas consideraciones, pareciera que, al señor gobernador le informan muy mal algunos temas relacionados con EPQ, pues de qué otra manera entender la extraña toma de decisiones en temas tan importantes como la ejecución de algunos proyectos. Lo curioso es que, varios de los funcionarios de la gobernación se encargaron de atizar la hoguera de las vanidades del mandatario, y lo condujeron a profundas equivocaciones que, sin lugar a dudas desdibujaron lo que pudo haber sido una gestión más visible y mucho más eficiente, pues a escasos 40 días para culminar su periodo, Osorio Buriticá insiste en que el proceso de elección del gerente de EPQ es ilegal —así lo hizo saber mediante documento— pero no tuvo en cuenta que, los estatutos de EPQ fijan las pautas cuando se declara la vacancia gerencial en su artículo 45 numeral 14, el cual fue acogido por James Padilla, quien convocó a la junta directiva para renunciar, en la misma se aprobó la convocatoria para elegir al nuevo gerente, por lo que la asamblea general de socios recibió 31 hojas de vida de las cuales 21 cumplieron con los requisitos, de allí salió la terna integrada por Tatiana Bocanegra, administradora de empresas; John Fabio Suárez Balero, abogado, y John Eider Herrera, economista. La confusión puede surgir quizás, porque la junta directiva está integrada por la gobernación con 3 delegados, Montenegro con 2, Quimbaya 1 y Circasia 1, que es el resultado del poder accionario; y la junta de socios que tiene además de ellos a las alcaldías de La Tebaida, Salento, Buenavista, Génova, Pijao y Filandia; por lo que se tiene que hablar de dos juntas: la de alcaldes y la de socios. Es importante recordar también, que el pasado 4 de octubre se reformaron los estatutos de EPQ en varios de sus artículos como lo sugirió la superintendencia, pero los protocolos para elegir al gerente quedaron igual como antes. Esas con troversias son un enorme desgaste para el gobernador, pues una cosa es que no guste de los estatutos de EPQ, y otra cosa bien diferente que sean ilegales. La super reafirmó que son legales. ¡Que viva la obsesión!


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net