Sabado, 07 Dic,2019
Editorial / JUL 26 2017

Farc y exparas, ¡verdad!

Seis excombatientes de dos bandos, que se enfrentaron a muerte, se sentaron en una mesa. Buen símbolo para la paz, que debe traducirse en justicia, la que tanto reclamamos los colombianos.


La Casa Provincial de los Jesuitas, en Bogotá, fue el escenario para que seis hombres, que hace pocos años se enfrentaron con armas solo con el ánimo de exterminarse, se sentaran en una mesa al lado del padre Francisco de Roux y el exministro Álvaro Leyva Durán.

Así, el exjefe del equipo negociador de las Farc con el gobierno, Iván Márquez, además de Pablo Catatumbo y Jesús Santrich, del grupo insurgente, compartieron con Freddy Rendón Herrera, alias ‘El Alemán’; Edwar Cobos Téllez, ‘Diego Vecino’, e Iván Roberto Duque, ‘Ernesto Báez’, exintegrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia, Auc, en una cita que fue considerada histórica.

Las reacciones luego del encuentro, efectuado el miércoles pasado, antes de la celebración patria del Grito de Independencia, no se han hecho esperar, y se considera un símbolo de cara a lo que se avecina en el proceso de paz y reconciliación del país.

El mensaje, en primera instancia, es emotivo al ver sentados a unos personajes que durante décadas se enfrentaron a muerte con el ánimo de imponer su ideología, y que se convirtieron en los más temibles actores y enemigos del conflicto armado.

No podemos olvidar que guerrilla y paras fueron los causantes de la violencia, por lo cual y sin desconocer los abusos de la fuerza pública, se establecieron como los más preponderantes victimarios de los colombianos, al sembrar terror y muerte en el territorio nacional.

Sin embargo, la reunión en la casa jesuita es el mejor mensaje para la nación, debido a que si dos actores, que se enfrentaron para exterminarse y que hasta el 19 de julio de 2017 parecían bandos irreconciliables, se dispusieron a dialogar por más de tres horas, significa que la reconciliación, fundamental para la verdadera paz, está en el camino correcto y dando pasos agigantados.

Reconocer que ninguno fue el bueno y el otro el malo, en este episodio de la historia colombiana, es esencial cuando se intentan cerrar las heridas causadas por una irracional guerra. Es ese, el primer paso para admitir los errores y perdonar.

La reunión fija un antes y un después, puesto que los mayores enemigos tuvieron la disposición de, sin armas, entrar a compartir y discutir sus posiciones, las que eran incompatibles, en un espacio de diálogo y debate, como tuvo que haber sido desde el comienzo.

La efervescencia de la fotografía que circuló por los medios y lo informado por el exministro Leyva Durán no debe distraer la responsabilidad de las partes por la violencia engendrada, como tampoco llegar al extremo de atizar odios y enfrascarnos en hostilidades que nada le aportan al momento histórico que experimenta el país.

Es significativo que las partes hayan hecho el compromiso con la verdad, pues es con ella que se construirá una justicia y reconciliación auténtica que cierre el capítulo de exabruptos y crueldad que manifestamos los colombianos durante el conflicto armado.

Señores victimarios, sus víctimas exigen ser reivindicadas y reparadas, así y solo así hay justicia y reconciliación. Su reunión fue en la antesala del inicio de la selección de los integrantes, magistrados y suplentes, que conformarán y aplicarán la Justicia Especial para la Paz, JEP, y para aquellos de la comisión de la verdad, que desde las narrativas del conflicto, le entregarán a la República una lectura real de lo sucedido por más de cinco décadas. Habrá que cotejar cada relato, dato, hecho y documento para brindarle a nuestras próximas generaciones el documento más fiel elaborado sobre lo que honestamente sucedió en Colombia. 

Es el comienzo para no más masacres, para que los corruptos entiendan que en la nueva nación ya no tienen espacio, y para que las excusas de los gobernantes terminen, pues ya no hay motivo para no gobernar. Todo se basa en la verdad, no la eludan por el bien de la patria.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net