Miércoles, 17 Jul,2019
Opinión / MAY 16 2019

La nueva muerte de Don Quijote

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El idioma español es considerada la segunda lengua más importante del planeta; los colombianos tenemos el privilegio de habitar sus sonoras palabras y sus estructuras gramaticales: casa de pájaros-poetas que cantan en los crepúsculos a las jornadas laboriosas, desde lo profundo de la Tierra, erigiendo edificios idiomáticos de una sociedad multiétnica.

 

En, Confieso que he vivido, Pablo Neruda dice: “Son las palabras las que cantan, las que suben y bajan… Se llevaron el oro y nos dejaron el oro… Se llevaron todo y nos dejaron todo… Nos dejaron las palabras”. Ese único bien real que cada pueblo posee sin ambiciones ni avaricia, es la riqueza que nos hace libres cuando expresamos las cuitas, las gestas, las utopías.

Alfonso López Pumarejo firmó en su gobierno el decreto 707 de 1938 instaurando la fecha del 23 de abril como día del Idioma Español en Colombia, fecha que rememora la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra sucedida en 1616, en la cual toma vida independiente el más loco de los locos nunca visto: Don Quijote de La Mancha.

El decreto recomienda celebrar en esa fecha, leyendo en público apartes del Quijote, con el fin conocer la pluma que le ha dado estatuto de idioma ilustrado al español. Habría que extender esta recomendación a que todo hablante del idioma leyera también el género de la picaresca, la obra entera de Cervantes y todo el Siglo de Oro Español para realmente iniciarse y reconocerse en su propia lengua.

Sin embargo, se anteponen muchos obstáculos: por un lado, la escuela encargándose de matar tal posibilidad obligando la lectura de estas encantadoras obras; los medios masivos de información maltratando el idioma con sus neologismos y tecnicismos; la publicidad permeando el lexicón con un spanglish que deteriora el sentido y significado de las palabras; las redes sociales con sus fake news mal escritos, y las nuevas tecnologías suprimiendo los grafemas del abecedario; de otra guisa, los politiqueros convirtiendo el twitter en una cloaca de insultos; la música popular inundando los espacios públicos y privados con su jerga machista, así las cosas, quizás llegaremos a lo pronosticado por Einstein: 

“Temo el día en que la tecnología supere el contacto humano; ese día habrá una generación de idiotas”, y tal vez, se vayan olvidando del idioma que les fue propio.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net