Martes, 19 Nov,2019
Opinión / JUL 11 2019

La siembra del cambio

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Muy temprano en la mañana y con la incertidumbre climática que en estos días nos acompaña, tuve que salir a entregar unos documentos de gran importancia para mí pues si no lo hacía, dejaría de recibir un pago por mi trabajo y realmente soy uno más de los consientes trabajadores que vivimos del hacer para tener.

En la entrada de mi residencia me esperaba un taxi el cual lo conducía la perfecta verdad del ser humano maravilloso; mirada a los ojos, sonrisa cordial y un: “Buena mañana bienvenido, espero este día sea grandioso para usted”, esto sumado a la paz que inundaba su vehículo me recordó que la felicidad debe ser el primer acorde que acompañe la banda sonora de nuestra vida.

Me encanta hablar y quienes me conocen lo saben, pero esta vez y como estrofas y acordes coordinados perfectamente, al sentarme, el silencio permitió escuchar a alguien hablando a través de la radio y decía sin citar textualmente: “Hoy me revelo a estar mal, me he cansado de aceptar que todo esté como esté y yo deje que así continúe”; si ustedes supieran lo potente y asombroso que llegó este comentario a mí; lo estremecedor, revelador y atemorizante tal vez, pues algunas veces crees que estás aportando al cambio pero y ¿qué? cuando descubres que ¿mereces el cambio?, que ya estás preparado para asumir una nueva fase y la vida te premia en una situación normal entregándote a viva voz una mejora de vida.

Y lo más preocupante no es el evento sino la sublínea que nace con este nuevo crecer, pues consiente estoy que para poder crecer debo tener algo que ofertar, algo que demuestre que construyo y apoyo al crecer del prójimo, pero… ¿Qué tengo?, ¿Qué oferta será engranaje satisfactorio para que la vida me deje intentar ser alguien mejor y de igual alcanzarlo con mis amigos y vecinos?; algo importante que debes entender amigo lector es que nadie te está pidiendo algo material o que debas pagar por este crecimiento pues si realmente lo estás entendiendo o asististe a mi “taller de las 4 eses” verás que es una sucesión de sucesos sucedidos sucesivamente, verás que debes tomar la posibilidad de convertirte en generador de buenos actos, en un canal de circunstancias y recuerdos positivos o mejor aún en un amigo que después de dejar la vida se convierta en inmortal pues ronde en los recuerdos e historias de muchas personas.

Cuando te revelas a estar mal, también debes construir en tu entorno familiar y personal “la siembra del cambio” y buscar recoger el cambio positivo, que resista el tiempo que necesite la cosecha pero cuando esté lista sepa que es diferente y maravillosa, no lo mismo que siembran los intransigentes destructores que a hoy no tienen una buena reputación y sus seguidores solo lo hacen por generar intoxicación heredada —o solo nadie les dijo que merecían el cambio—. En fin y terminando esta nota, recuerda que resistiendo también construyes, demostrando disciplina y respeto inicia el mejorar, el revelarnos a aceptar lo mismo o como lo define mi hija mayor cuando le licuamos la sopa de verduras “es el mismo feo sabor solo que con apariencia menos desafiante”. Crezcamos, hagámoslo unidos… Unidos tenemos el poder de forjar líderes extraordinarios. 

¿Mereces subir de nivel?

Ayuda a que la sopa sea diferente, a que la vida en nuestro departamento permita crecer y potencializar a cada uno con sus valores y conocimiento; si estás leyendo y estás pensando en los sucesos de tu vida verás que muchos han marcado un momento y es grande gracias a alguien o muchos alguien.


Jorge Sierra Alzate
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net