Lunes, 18 Nov,2019
Opinión / JUN 12 2019

Los padres nobles

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En este tipo de familias más modernas y de menos número de personas, las ideas y concepciones de crianza son basadas en parámetros más reflexivos y llenos de diálogo, esto es algo positivo si entendemos que gran parte de los procesos humanos tienen que ver con el afrontamiento y la comunicación con los otros, sin embargo hay algunos procesos que pueden ser negativos.

Las familias nobles han cambiado la estructura, las mamás ya no están en la casa cuidando los hijos, ahora se encuentran también trabajando y haciendo parte activa del proceso económico familiar, por ende hay menos tiempo con los hijos y en muchos casos estos crecen con cuidadoras, nanas o abuelas.

Gran parte de las carencias en la consolidación de los tiempos de calidad y cuidado, así como la culpa que a veces sienten los padres nobles por hacerle frente a su proyecto de vida productivo afectando a veces el tiempo con sus hijos, se ven reflejadas en volcar su energía desde lo económico consiguiendo hijos mucho más exigentes y con menos asombro, los padres tratan de suplir esa carencia con regalos materiales y sienten la culpa del tiempo, además tratan de cambiar la imagen volviéndose ‘amigos de sus hijos’, esta es una conducta que yo siempre pido que reflexionemos, ser amigos de nuestros hijos es quitar valor y poder a esa gran palabra ‘padre’, no es que no debamos tener vínculos afectivos fuertes, no es que debamos ser aislados y creernos perfectos, es que entendamos que amigos tendrán muchos, pero padres tal vez solo tienen uno.

De la familia noble debemos rescatar algunas conductas muy importantes:

Mayor posibilidad de diálogo: somos personas que queremos afrontar más lo que sucede y por ende estamos volcados a hablarlo todo.

Menos maltrato: hemos aprendido lentamente que el maltrato no es bueno en las relaciones interpersonales y que a diferencia de los simios u otros animales tenemos el poder del pensamiento y la cognición en los procesos de afrontamiento.

Familias menos numerosas: las familias nobles están estructuradas en menor número de hijos, lo que puede permitir dar manejo más directo a cada conducta y aparición de situaciones difíciles.

Padres más inquietos por el conocimiento: Nunca antes en la historia de la humanidad los padres se habían preocupado por entender los fenómenos de sus hijos, aprender sobre crianza, leer y educarse para ser padres, hoy en día los padres buscan en internet, asisten a conferencias de pautas de crianza y buscan la mejor forma de entenderlos.

[email protected]


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net