Lunes, 18 Mar,2019
Opinión / ENE 12 2019

Pederasquindío

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Desde la plaza Bolívar de Armenia, hice el ejercicio de imaginarme cómo sería una escultura que petrifique allí los hechos que se presentaron en el terremoto del 25 de enero de 1999 en la capital del Quindío.

Muchas ideas pasaron por mi cabeza: una casa destruida; un cuerpo humano cargando ladrillos —significando fuerza de reconstrucción—; quizás una escultura en mármol recordando los costeños que trajo el uribista de Fabio Olmedo; y, por qué no, un medio cuerpo en plata fina de Everardo Murillo Sánchez en agradecimiento por los favores prestados al capellán de la casa de Nariño de Pastrana, en aquel tiempo, Carlos Eduardo Osorio Buriticá. Bueno, y, si hago el ejercicio de preguntarle a los artistas del Quindío cuál sería la escultura más oportuna para recordar los 20 años del terremoto, seguramente tendrán mejores ideas que las mías. 

Creí que sería mejor seguir pensando en algo para que el departamento de pederasquindío nunca olvide. Puede ser una escultura de dos niños vestidos de acero pisoteando la sotana del cura. Recordando los niños que fueron abusados en los campamentos improvisados en el proceso de reconstrucción. 

Lo anterior, solo es imaginación. Lo real es que el gobernador del Quindío, contra viento y marea, ha ordenado que para celebrar los 20 aniversarios del terremoto, se instale en la plaza Bolívar una escultura para recordar los muertos del 25 de enero de 1999. 

A Carlos Eduardo Osorio no le ha importado si el alcalde de Armenia está de acuerdo o no. La secretaría de Planeación no ha otorgado ninguna autorización para que se instale en la plaza el monumento. Los más cercanos a Dios argumentan que ellos no tienen necesidad de pedirle permiso a Castellanos. 

Cuando se le pregunta a Fáber Mosquera Álvarez —director-Udegerd—, “informar si la gobernación del Quindío tiene contemplado para la conmemoración del 20 aniversario del terremoto de Armenia, la intención de instalar un monumento y/o obra artística en la plaza Bolívar de Armenia y/o área de influencia”, respondió: “No se tiene contemplado instalar un monumento u obra artística en la plaza Bolívar de Armenia y/o en su área de influencia”. 

Luego, una segunda pregunta: “Valor del monumento y/u obra artística y nombre del artista encargado para el fin”. El funcionario responde: “El monumento en memoria de las víctimas del terremoto Eje Cafetero de enero 25 de 1999 tiene un costo aproximadamente de $95.000.000 C/M, y el artista Juan Carlos García Giraldo”. (Ver respuesta de derecho de petición y foto de la obra). 

En la respuesta se evidencia una incoherencia. Pero con incoherencia o sin ella, ya se ordenó construir la obra. Y nadie, absolutamente nadie, se puede oponer a ello. Así son las cosas en el Quindío.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net