Opinión / AGO 01 2020

¿Qué esperanza tenemos?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

¿Cuál sería la respuesta? es más, qué paradigma esconde este título que todos podríamos visionar de manera positiva y no llegar a la maligna o derrotada respuesta que por derecha cada uno conoce, pero no es capaz de encarar y mucho menos preguntar a quienes llevan los cordones de la evolución departamental. ¿Muy fuerte el inicio?, ya es hora de hablarlo, generar discusión o dejarlo escrito si es que el medio lo permite.

Todos hablan en cafés, oficinas o en tertulias de hogar del daño y lo triste del actuar de algunas personas que decidieron llenar sus arcas personales y tener un equipo de súbditos que desde sus puestos otorgados frenen el crecimiento de un territorio que solo pide una oportunidad de crecimiento y valoración pero, solo hablan a escondidas y no se toman un tiempo para buscar el porqué se repiten una y otra vez los ciclos sin importar el tinte del partido o ideas que llevan décadas creadas, es más, planes de mejora que nos repiten constantemente pero se pierden en el panorama estratégico y quedan como parte de una mentira constante y destructiva.

Ojo, Puedo estar hablando desde cualquier lugar de la geografía colombiana y sé que lo que escribo usted lo ha dicho o lo ha escuchado decir.

Obviamente también conozco la frase ‘lo malo de la rosca es no estar en ella’, pero y si pudiéramos lograr que la ‘rosca’ fuera de todos y para todos, valorando a cada persona y descubrir sus fortalezas y habilidades para iniciar una revolución constante; es igual que un pegadizo estribillo de una gran canción el cual así no sea de nuestro gusto termina haciendo que lo cantemos todo el día y genere distracción que fluya y llene de buena energía el momento.

Pienso en las personas oportunistas —no en aquellos que buscan oportunidades—, sino aquellos que todo lo quieren acaparar de la forma que toque y por encima del que sea y pienso en nuestros hijos que recibirán una ciudad frustrada, minimizada y pesimista, pues ya estará tan acostumbrada a que sea golpeada por las malas decisiones a la hora de escoger sus líderes y protagonistas, que pensarán en emigrar y se verá el reflejo de la fuga de talentos y alimento para otras ciudades que valorarán sus ganas de triunfo y señalarán a nuestra tierra por ser su propia enemiga.

Ojalá y la esperanza esté en tu cambio, sea tu propuesta positiva y tus ganas de llevar el lugar donde vives a la cima que merece y empecemos a sonar con una mejor frecuencia. 

Una gran película que no viene al caso nombrar tiene la siguiente potente y reveladora frase que cuestiona el todo: ¿algún día seremos mejores que esto?

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net