Domingo, 15 Dic,2019
Opinión / AGO 13 2019

Revisión a los acuerdos de CI

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La solidaridad, el respeto y la protección como principios imperantes entre los pueblos, encuentra su principal apoyo en la Cooperación Internacional, la cual brinda acompañamiento a los departamentos y municipios en la búsqueda constante de recursos para optimizar las condiciones de vida de sus habitantes. 

Hace muy poco -en mayo de este año- la Federación Nacional de Departamentos (FND) y la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional, suscribieron el convenio “Cooperación en las Regiones” con la finalidad de consolidar beneficios a los departamentos mediante la coordinación y articulación de ayudas que se gestionan a través de estas alianzas, es de suponer que este mecanismo consolida los canales de comunicación que contribuyen al desarrollo integral de cada departamento. El acuerdo firmado es muy importante porque unifica y consolida los esfuerzos para la construcción de la denominada “Estrategia Nacional de Cooperación”, que tiene como objetivo puntual responder eficientemente a las urgencias y prioridades de los departamentos. Es pertinente saber qué proyectos desde el Quindío se han estructurado y formulado ante los organismos de cooperación para la consecución de recursos que facilite el desarrollo y aplicación de programas académicos, ambientales, de producción agrícola y de fortalecimiento empresarial entre otros; pues lo que se observa hasta ahora es el recurrente lamento por falta de recursos y de apoyo del gobierno central, y de las entidades nacionales e internacionales; algo incomprensible si se tiene en cuenta que, la APC asesora a gobernaciones y alcaldías en la forma que pueden acceder a los beneficios y apoyo de Cooperación Internacional Técnica y Financiera, y lo más importante no reembolsable; es decir la parte técnica se encarga de suministrar información, capacitación y gestión periódicamente; mientras que la alianza financiera no reembolsable consiste en la entrega de dinero a través de la figura de donación para garantizar los recursos que le permitan a las unidades territoriales la realización de proyectos y programas que les facilite un desarrollo sostenible. A mediados de mayo fue socializada con los mandatarios departamentales la construcción y activación de la “Estrategia Nacional de Cooperación Internacional (ENCI) 2019-2022, la cual busca orientar y fortalecer la gestión de apoyo internacional que recibe Colombia, enfocada en las falencias de desarrollo que registran los departamentos y municipios. Mucho me temo que, lo que ha habido hasta ahora en ese campo es negligencia administrativa y falta de gestión, pues GTZ alemana, JICA y el programa OVOP del Japón para promover el desarrollo y la producción agrícola, no se consolidaron, gracias a funcionarios incapaces, por lo que es urgente que, los mandatarios y funcionarios le apuesten a gestionar, canalizar y ejecutar los recursos de los programas de cooperación. Por eso la revisión hoy a estos acuerdos es vital, allí reposa la cultura del proyecto; eso lo deben saber los funcionarios y quienes aspiran a suceder a los actuales mandatarios; ya que administraciones sin proyectos son mediocres y están condenadas al fracaso.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net