Editorial / SEP 17 2020

Se volaron

Ni la Defensoría con su alerta temprana está tan lejos de la realidad quindiana, ni las autoridades locales tan convencidas de tener controlada la situación de seguridad. 

El 25 de agosto, la Policía Quindío informó la captura de José Albeiro Hoyos González, alias Nené, señalado como líder del grupo delictivo ‘Línea de la muerte’. El día de su detención le fueron incautadas dos pistolas, una granada y una buena cantidad de cartuchos para fusil, escopeta y pistola. Estaba prófugo desde 2019 y por su prontuario la noticia fue difundida por la institución policial como un triunfo y un avance significativo para garantizar la seguridad en esta parte del país.

Por esas eternas e incomprensiblemente desatendidas urgencias en materia de justicia en Colombia,Nené, a quien señalan de ser el presunto autor material de once homicidios, permaneció en los calabozos de la Sijín desde el día de su captura hasta la madrugada del domingo anterior, día en que se voló en compañía de alias Caucano. Allí estuvo el delincuente pese a que ya le habían realizado las audiencias de legalización de captura, imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento en establecimiento carcelario.

El comandante de la Policía Quindío aseguró que avanzan con la investigación para determinar si hubo complicidad por parte de algunos agentes de la institución para que la fuga se consumara. Ojalá las investigaciones arrojen resultados lo más pronto posible y quienes ayudaron a escapar a los dos delincuentes sean penalizados como se merecen. Resulta inverosímil que del mal llamado búnker de la Sijín se vuelen con tanta facilidad, que las personas detenidas en las propias instalaciones de la Policía puedan burlar la seguridad y escapar, y que este sea apenas uno de varios episodios similares ocurridos en el pasado reciente.

¿Cómo fue posible la fuga?, ¿con cuáles herramientas lograron doblar los barrotes y quién o quiénes las suministraron?, ¿por qué nadie alertó sobre lo que se estaba fraguando?, ¿se volaron por el techo tal como lo indica la primera versión o simplemente les dejaron ajustada la puerta? Éstos y otros interrogantes se suman a las urgencias que están en la obligación de atender las autoridades locales —gobernador, alcaldes y comandante de la Policía—, escalando el asunto a instancias nacionales para tener soluciones pronto y de fondo. 

Cómo es posible que en las celdas de la Sijín, cuya capacidad es máximo para 150 privados de la libertad, haya en este momento 345 personas, incluidos varios condenados. En los centros penitenciarios están a tope y no reciben más condenados y por eso empieza a cobrar mayor relevancia la preocupación expresada por la Defensoría del Pueblo en la alerta temprana para el Eje Cafetero y en la que asegura que por el hacinamiento carcelario se estaría bajando la guardia con los operativos para la desarticulación y captura de bandas delincuenciales.

Ojo que las presiones se juntaron y la fuga de Nené puede ser la gota que derramó el vaso. Hacinamiento en las vulnerables celdas de la Sijín, hacinamiento en los centros penitenciarios, plazo perentorio del comandante de la Policía Quindío al acalde de Calarcá para que garantice la vigilancia en la permanencia de esa localidad porque serán retirados los seis policías que vigilan el lugar, congestión judicial, alerta temprana de la Defensoría sobre la presencia de grupos armados delincuenciales organizados en la región, etc. 

Atentos, se puede estar cocinando una amarga receta que puede provocar una gran indigestión social en Quindío. La fuga de los dos peligrosos delincuentes en Armenia es apenas la punta de un iceberg anclado bajo la aparente calma de un mar verde en cuyas aguas se cuecen varias dificultades.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net