Domingo, 15 Dic,2019
Editorial / AGO 13 2019

Sindéresis

Candidatas y candidatos a honrar lo que dicen, cacarean y prometen, pues sólo si hay certeza y honestidad en esos planteamientos, podría asomarse la reconstrucción de confianza; pero si de trampas se trata, se terminará de desmoronar lo poco que queda en la capital y la credibilidad de los que sí quieren defender el interés colectivo.

Sindéresis

Son muchos, más de cien, los eslogan que desde las distintas campañas en todo el departamento apuntan como consigna a luchar contra la corrupción y se autoatribuyen liderazgos indiscutidos e impecables en nombre de la transparencia. Asumir ese cargo es de crucial importancia, tanto, como cuando muchos abren filas en su lucha contra el desempleo, la inseguridad, la politiquería, auspiciar el emprendimiento, impulsar la meritocracia, resolver la hoguera de valorización y toda una serie de “ideas fuerza” que suelen ser muy atractivas para las elecciones, pero frustrantes durante los periodos de gestiones.

Si todo lo dicho y prometido publicitariamente - en sendas piezas de gran impacto por todo tipo de medios, casi que podríamos decir que si fuera por eslogan, no hay candidatos ni candidatas malas. La mayoría prometen y advierten lo que la gente quiere y necesita oír. El asunto es otro, y es si existe la verdadera voluntad y capacidad de honrar y hacer cumplir lo dicho. 

No puede ser que otra vez, y una vez más, se incube la costumbre electorera de decir, y decir lo que se tenga que decir en virtud de los perfilamientos que arrojen las encuestas o el emocionismo coyuntural de campaña, sin dar sólido y real soporte a las propuestas que sí necesita el territorio y que deberían ocupar más tiempo y atención a las candidaturas y, obviamente, a la ciudadanía.

Que no sean los anuncios comunicacionales y publicitarios sólo “fiebre estratégica” de puro cálculo mediático, y no la formulación de iniciativas y alternativas que tengan condición de solución frente a una comunidad que lo que más necesita son propuestas, pero con respuestas. La batalla de los eslogan o las contiendas multicolores y multimediales en las que para muchos casos, todo vale, deberían honrar primero que todo, lo que en verdad un aspirante pueda cumplir.

Que no siga dándose esa costumbre demagógica y palabrera de que un concejal presenta un programa de gobierno cual candidato a la alcaldía y termina haciendo compromisos de asuntos que ni siquiera él mismo sabe si finalmente quedarán establecidos en el Plan de Desarrollo. Suele ocurrir, especialmente en campañas a concejo, que los aspirantes terminen haciendo compromisos tipo alcalde o alcaldesa, que desde luego no van a cumplir en su mayoría, pero que como efecto tramposo electoralmente hablando, le puede arrojar unos buenos votos.

Es sindéresis lo que se requiere de quienes aspiran a representar los legítimos intereses del pueblo, de la comunidad. Que haya coherencia entre lo que dicen, prometen y luego hacen. No puede ser que el voto individual y luego la carga colectiva, sirva únicamente como cauda y factor de negociación del titular de la aspiración, y no como una expresión que termine en el liderazgo de proyectos significativos para el territorio.

Que sigan las campañas con sus atractivos eslogan, jingles, maquetas publicitarias, manuales de identidad y toda suerte de piezas diferenciadoras, que sigan haciendo su tarea, pero que por ningún motivo deshonren la confianza que la gente pueda poner y prestar, pensando que le están comunicando la verdad desde una promesa de valor ético.

Candidatas y candidatos,  a honrar lo que dicen, cacarean y prometen, pues sólo si hay certeza y honestidad en esos planteamientos, podría asomarse la reconstrucción de confianza; pero si de trampas se trata, se terminará de desmoronar lo poco que queda en la capital y la credibilidad de los que sí quieren defender el interés colectivo.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net