Opinión / AGO 02 2020

Sueños por una Colombia así 2

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Continúo con mis apreciaciones y vivencias sobre Australia. Los salarios, desde el nivel operativo, permiten una vida digna a todos los ciudadanos. El sistema tributario se observa severo pero eficiente y transparente. Son gravados con impuestos los ingresos a partir de 35.000 dólares australianos al año, en forma proporcional a su cuantía y toda la población puede acceder a beneficios como educación en colegios con excelentes instalaciones, dotación, servicios y personal docente, salud sin que se tengan establecidos aportes adicionales ni del trabajador, ni de la empresa, atendidos por el sistema general, sin EPS ni IPS, subsidios para adquisición de vivienda, entre otros aspectos acá mencionados. Anualmente los contribuyentes reciben en su correo electrónico un informe sobre el monto de sus impuestos pagados y la aplicación que tuvieron. En la presente emergencia las empresas afectadas están recibiendo del gobierno los dineros para el pago de los empleados que se hubieran visto forzados a despedir personal o al extremo del cierre. Los recursos bien invertidos siempre rinden.

Los desempleados en capacidad de trabajar deben ingresar a un programa de inserción laboral que incluye capacitación en concordancia con sus competencias, aspiraciones y con la demanda laboral existente en el mercado y entre tanto, el Estado les reconoce una subvención mensual para su subsistencia, siempre y cuando cumplan con los requisitos establecidos en el programa mencionado. Quienes se encuentren imposibilitados para trabajar por alguna causa, reciben la correspondiente ayuda estatal. Por tal razón, aquí no se observan habitantes de calle ni personas pidiendo limosna en las calles. Un hecho para destacar: aquí no hay apego por las cosas, que ya no requieren las familias, ni son amigas de conservarlas sin uso alguno. Es común observar muebles y equipos, sacados a su andén en aceptable estado de conservación, para que las recojan quienes les puedan sacar buen provecho. Además, en diferentes sitios estratégicos se encuentran ubicados compartimentos de ‘caridad’, donde en forma permanente están depositando ropa, juguetes o elementos en muy buen estado para ser donados a familias de menores recursos económicos. La cultura del reciclaje opera por ley y los desechos se separan en la fuente para ser recogidos por los mismos carros recolectores. Es inusual ver un agente recolector haciendo esta labor. 

Todos los negocios operan aquí dentro de la legalidad, no se observan vendedores ambulantes ni estacionarios en las vías ni andenes, lo que ofrece excelente imagen y sensación al transitar por el centro y demás sitios públicos de alta concurrencia que, en nuestro caso colombiano, son foco de tal actividad informal. 

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net