Domingo, 26 Ene,2020
Editorial / MAR 23 2017

Una ciudad sin árboles

Ninguna de las obras nuevas que realizan en los sistemas de Amable y Valorización en Armenia, ha tenido en cuenta la siembra de árboles. En las avenidas que han intervenido, han puesto en la mitad, no un sardinel o separador con árboles, como existe en las viejas avenidas, como la avenida Centenario y la avenida 19 de enero, sector norte, sino una mole de cemento, fría y absolutamente inhumana.


La carrera 19 sur, es un buen ejemplo, como lo es también  la 18 sur y ahora la recién terminada calle 50 en la zona de Los Naranjos-Puerto Espejo. Ni qué hablar de la avenida 14 de Octubre, mal llamada De los Camellos. Nos quedamos sin árboles en las calles y avenidas, pues cuando arreglaron la avenida Bolívar se les ocurrió lo mismo en casi todo su recorrido. La intervención del centro de la ciudad, donde ampliaron y mejoraron los andenes, corrió la misma suerte: un área que debería de ser mucho más amable, arborizada, carece de esta vitalidad, que la mayoría de las ciudades tiene.

Todo indica que la calle 21, entre las carreras 19 a 28, la llamada avenida San José o Américas, tampoco tendrá árboles en el separador central. Los que hemos vivido en Armenia recordamos los inmensos árboles de esta avenida, donde se observaban micos perezosos y gran variedad de aves, que tenían su centro de atracción en el parque El Bosque. Es una lástima, pero parece que a quienes construyen la nueva ciudad no les importan los árboles ni la diversidad, ni los corredores biológicos.

A este drama se les suma la irrespetuosa intervención de las cañadas en un proceso de urbanización que viola los principios de sostenibilidad ambiental, donde prima el interés y el capital por encima de la fauna y la flora, animales y árboles que vinieron a esconderse en estos relictos, huyéndoles al hacha y al machete de los colonizadores.

En Armenia hay mucha gente que quiere sembrar árboles, y lo hace en forma desinteresada, por amor a la naturaleza y a la ciudad, pero en completa desorganización y sin los miramientos técnicos y biológicos para que los recién sembrados prosperen, para que se ubique la especie indicada en el lugar preciso. Alguien, desde el gobierno, o desde una institución cívica, los debe convocar y reunir a los constructores de la ciudad para procurar que no sigamos creciendo al margen de los árboles.

Alguna vez propusimos hacer de Armenia un bosque urbano, donde declaráramos como patrimonio natural las cañadas e hiciéramos una reglamentación tal, a través del Plan de Ordenamiento Territorial, que nadie se pueda meter en ellas a construir. Incluso, nombrarles parqueros, o guardabosques, y una junta de mantenimiento y cuidado, en cada sector, para que no sigan en el desamparo en que se hallan hoy. Nada de eso ha sido atendido por el gobierno, y lo más sorprendente, ni por las entidades cívicas de la ciudad.

La ciudad necesita corredores biológicos, árboles en las avenidas donde las aves, como el búho que durante tres días estuvo en el parque Fundadores hace unas dos semanas, puedan ‘acampar’ mientras se mueven de un lugar a otro. Corredores que conecten las diferentes cañadas y los pequeños bosques que se niegan a morir en la urbe y en el campo. Este propósito lo hemos abandonado, y no vemos casi a ninguna institución, mucho menos los constructores y el gobierno, interesados en rescatarlo.

Hay que retomar la senda del árbol en las avenidas y calles de la ciudad, pues es una forma de luchar contra el calentamiento y ofrecerles a los animales un corredor de desplazamiento. Este puede ser un buen tema en el concejo de Armenia, pues frente a los cambios climáticos, la mejor política es trabajar de verdad, más allá de la retórica y el discurso, en la acción real, para detener la hecatombe que se nos viene y que está viviendo el vecino país del Perú

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net