Miércoles, 22 Ene,2020
Opinión / DIC 11 2019

¡A todo señor, todo honor!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La Cruz de Boyacá se creó por el Libertado Simón Bolívar hace 200 años en honor de vencedores y de gestas heroicas que enaltecieran la república. Doscientas años después por honrosa coincidencia La orden, que no es un galardón Cualquiera, se entrega en el Quindío en un lugar de la comarca que por su belleza y su historia representa la esencia misma del paisaje cafetero patrimonio de la humanidad.

El Presidente Iván Duque Márquez ahora recorriendo en la Casa de Nariño la huella del Libertador, le hizo entrega al Parque Nacional de la Cultura Agropecuaria PANACA, a la Fundación que lleva su nombre y a su principal gestor Jorge Ballen Franco de la ORDEN DE BOYACÁ como héroe de esta causa nacionalista por la paz Y el rescate del campo colombiano, pues como en lema PANACA, “Sin campo no hay ciudad”.

Hace 20 años una enorme y festiva cabalgata que partió de las calles de Quimbaya, celebró la llegada del parque panaca y la apertura de sus puertas a un país olvidado del campo, ingrato con los campesinos colombianos y con fondos que capitalizaban arcas institucionales inclusive las del mismo ESTADO, en medio de la desmemoria con el campo y sus labradores. 

Panaca sonó y resonó. Las carrozas que empezaron a recorrer el parque, adornaron los amplios senderos por los que miles de visitantes se dieron a la tarea de conocer la visión del nuevo Parque y la misión a cumplir por una familia toda vestida de sombrero y poncho y que entregó lo mejor de su raza hasta convertirlo en lo que hoy tanto representa para los colombianos.

En un día de marzo de 1999, el año del terremoto Jorge Ballen presentó su proyecto a varias decenas de quindianos reunidos en la casa de la finca que sirvió para que el agrónomo Ballen contara su sueño en una hamaca. Viví y lloré las emociones encontradas entre cruces sentimentales y los del amor a la tierra ancestral que Ballen profesaba con igual fuerza, por una razón del corazón y otra de la sangre.

Fue aterrador el avance entre los meses del año 99 y sorprendentes los resultados que veíamos en cada visita, siempre por la generosidad del fundador, y contagiado de su confianza, de la seguridad de tener el Parque abierto para la fecha del 7 de diciembre, el día reciente, cuando el Presidente Duque entregó la ORDEN DE BOYACA, que hoy consagra a Panaca como un gran símbolo nacional.

EL Quindío se siente honrado por los 213 estudiantes que vinieron a aprender en el campo, procedentes de Honduras, México, República Dominicana, Panamá y Colombia y que se graduaron en programas de agroturismo sostenible y técnico laboral agropecuario. Y más honrado aún, por los reinsertados que han vuelto al trabajo del campo, inducidos y preparados por Panaca, como la más auténtica cuota de paz para Colombia. 

twitter: @jorgelieceroroz


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net