Jueves, 14 Nov,2019
Opinión / OCT 20 2019

Abstención voto perverso

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La persona que no vota argumentando que “siempre llegan los mismos con las mismas o que no hay por quien votar”, paradójicamente se está haciendo responsable que muchos personajes no confiables sigan apoltronados en el poder haciendo daño.

El sistema electoral exige para listas de candidatos, un mínimo de votos como umbral para participar en la lista repartidora que es la mitad del cuociente electoral que otorga la curul. El solo hecho de alcanzar umbral no garantiza elección, pero si la continuidad del movimiento político. Un ejercicio matemático demuestra que mientras menor sea la votación válida total, incluidos votos en blanco, el cuociente y el umbral serán menores. Estas cifras permiten a los “genios” de los partidos, hacer cuentas, definir opciones y el esfuerzo necesario para alcanzar su elección, que es más bajo en la medida que la abstención es mayor. 

Veamos el caso del Quindío: Cuenta con un potencial electoral de 476.000 personas lo que exigiría umbral de 21.363 votos y cuociente de 43.273 para alcanzar una de las 11 curules a la Asamblea. Pero si la votación se asimila a la anterior del 2015 que fue de 236.374, el umbral baja a solo 10.744 y el cuociente a 21.489. Ejercicio similar se puede hacer para concejales en cada municipio. Esto lo tienen claro los politiqueros que juegan con el desconocimiento de abstencionistas para proyectar su elección. En conclusión, cada voto a favor de candidatos distintos a “los mismos” o en blanco, dificulta su llegada, cada abstención, la facilita. Para las personas serias, consecuentes con esta realidad, que propenden por un cambio real en las costumbres maquiavélicas de la dirigencia corrupta, este es un mensaje para que, entre todos, hagamos caer en cuenta a abstencionistas cercanos del grave error que cometen con su actitud, al contribuir para que siempre salgan elegidos ciertos defraudadores del Estado o sus incondicionales. Son electores pasivos que se convierten sin saberlo en patrocinadores de la corrupción. Obvio lo son también quienes apoyan reconocidos corruptos o sus secuaces por una compensación manchada por la miseria y el hambre que siembran robándose los recursos que todos aportamos para el bienestar comunitario. Cada abstencionista que logremos persuadir y se decida a votar así sea en blanco, será un gran aporte en contra de esos “mismos” y un paso importante hacia el cambio. 

@Alarce4


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net