Opinión / ABR 07 2020

Acuartelamiento masivo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La COVID-19, que no será inmortal y tampoco de menor duración, devuelve a toda la sociedad en su conjunto a los viejos y simples ideales de vivir en familia, de compartir con los seres queridos y de regresar a la vida natural, a la tranquilidad a la que puede llevar el confinamiento en el hogar; no es una fórmula fácil de aplicar porque el acuartelamiento masivo universal es la más dramática extensión de los poderes del Estado, de acuerdo con editorial de The Economist, traído a cuento por el brillante escritor Eduardo Posada Carbó.

En una pandemia de dimensiones catastróficas es una obligación de los países y sus jefes de gobierno y de Estado, asumir con decisión y mucho coraje todas las medidas para contener y eliminar el más grave flagelo de la humanidad, después de la Segunda Guerra Mundial; lo hizo bien China y está saliendo adelante; algo similar hizo Corea del Sur con las pruebas masivas exitosas, país amigo que ayudará a Colombia; no actuaron a tiempo las naciones europeas con resultados fatales sobre todo en Italia, España y Francia, y ni hablar del señor Bolsonaro de Brasil y el presidente Trump de Estados Unidos, quien a las carreras debió cambiar de opinión, cuando los fallecidos aumentaban en varios estados de la unión.

Sin descuidar la producción y el movimiento económico que permite cierta estabilidad de las finanzas públicas y privadas, es menester atender con el máximo cuidado a las minorías, a los excluidos, a los inmigrantes y a los destechados.

Aflora en todo caso, un fenómeno creciente de miseria absoluta en las barriadas: al esfuerzo del gobierno nacional, de los departamentos y alcaldías, debe unirse la voluntad ciudadana de socorrer a estos seres humanos desvalidos, agobiados ahora por la enfermedad y la desdicha.

Y es de justicia reconocer el impecable manejo dado por el presidente Duque y su equipo de ministros y asesores; constancia, agilidad y ejecutividad acompañan la tarea del gobierno nacional casi 18 horas al día y, desde luego, gobernadores y alcaldes de todo el país. Hay guardia en la heredad.

Empresa de energía- Edeq

Una de las mejores de Colombia, su servicio ha sido de buena calidad como filial de EPM, la reputada empresa de servicios de Medellín. En medio de la pavorosa situación, subieron las tarifas de energía; con mucha razón se ha percibido un ambiente de rechazo, con invitaciones a cacerolazos y no pago de las facturas. Lo mejor sería, señor gerente, suspender por inconveniente este aumento de tarifas.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net