Domingo, 05 Abr,2020
Opinión / FEB 26 2020

Adiós al spam emocional

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Domar nuestros demonios internos, o mejor aún, ponerlos a trabajar para nosotros, es indispensable para mejorar nuestro bienestar e incrementar la satisfacción con la vida.

El bienestar no es la ausencia de infeliapotenciar lo bueno en nosotros, de desarrollar la capacidad de identificar y reconocer pensamientos, sentimientos y emociones para tomar acción sobre el aprendizaje que surge de estos; es preocuparnos por limpiar nuestra casa interior para lograr afrontar las tensiones normales de la vida, trabajar de una manera productiva y crear mejores relaciones.

Domar nuestros demonios internos, o mejor aún, ponerlos a trabajar para nosotros, es indispensable para mejorar nuestro bienestar e incrementar la satisfacción con la vida.

Cargar a cuestas el peso de infinidad de emociones sin procesar, mal gestionadas y acumuladas como si fueran el spam en nuestro disco duro síquico, es una señal de la dislexia emocional, de ese analfabetismo en la gestión de emociones que lleva a muchos a experimentar desde gastritis, migrañas crónicas y dolor en el pecho, hasta los primeros síntomas de ansiedad y depresión.

Es cada vez más frecuente que en nuestro entorno social identifiquemos a personas cercanas sufriendo un trastorno de ansiedad provocado por el estrés, que sienten que la carga se les salió de las manos. Quizás somos testigos de la trasfiguración de un jefe que levanta la voz y se excede con sus subalternos. Incluso hemos visto por las redes sociales a figuras públicas que pierden los estribos y cometen todo tipo de salidas en falso, agresiones verbales y otros actos que los hacen vergonzosamente memorables.

Es que hay ocasiones en las que nos desconocemos por las malas reacciones que tomamos frente a situaciones cotidianas. Quizá en esta carrera de ratones en la que a veces se convierte la vida detrás del tan anhelado éxito personal, se le da más importancia a la instrucción técnica o académica y se deja en un segundo lugar la adquisición de competencias emocionales.

La sicología positiva, el estudio científico de los aspectos positivos del ser humano, nos recuerda que cualquiera de nosotros que no sufra una enfermedad siquiátrica mayor tiene las fortalezas necesarias para gestionar de manera eficaz las emociones y para lograr, con entrenamientos específicos, procesarlas y usarlas como herramientas de aprendizaje.


Carolina Olaya


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net