Martes, 16 Jul,2019
Editorial / DIC 19 2018

Amenaza infame

El llamado de atención para que a Gerson Obed Peña y su familia se les brinde garantías y medidas inmediatas de seguridad, tanto como a aquellos líderes que hoy están en la lupa perversa de las bandas que no contentas con atentar contra el erario, pretenden atentar contra los que lo denuncian.

Amenaza infame

Ya salió de la ciudad. Y al paso que van las cosas, quizás tendrá que salir del país. Al concejal de Armenia, Gerson Obed Peña Muñoz, lo siguen amenazando de muerte y estas amenazas crecen día a día. Según el corporado, lo más grave es que pese a sus reportes a las autoridades competentes, no ha sido posible proporcionarle un esquema básico de seguridad, ni ha contado con la aprobación de la mesa directiva de sus colegas del concejo, como para obtener licencia preventiva y sesionar por medio virtual.

Gerson ha sido uno de los más grandes críticos de las últimas administraciones municipales, especialmente fue un fuerte opositor al periodo de gobierno de Luz Piedad Valencia y en este último tramo de la administración de la capital del Quindío, arreció sus críticas no solo a los responsables de los escándalos de valorización, sino que tejió en su aguda y vehemente oratoria una escala de denuncias sobre corrupción, desgreño administrativo, que seguramente lo llevaron a graduar varios ‘enemigos’.

Junto a otros corporados, exconcejales y veedores ciudadanos, Gerson Obed ha sido muy categórico en sus críticas, muchas de ellas convertidas en denuncias formales que hoy hacen curso ante diferentes entes de control, y además tiene asegurados en fuentes creíbles y confiables, documentos y soportes de denuncias que saldrán seguramente a la luz pública en su momento y que comprometerán a más de un dirigente.

Gerson tendrá que irse del país y esta sí que es una pésima señal de la intolerancia que empieza a cocinarse a menos de diez meses de celebrarse la próxima contienda electoral en nuestro territorio. No puede ser que los niveles de intolerancia madruguen tanto de cara a todo lo que está en juego por el territorio. Es que más allá de la defensa de un concejal, este pronunciamiento editorial se advierte como una protesta frente a la ausencia de garantías democráticas e institucionales, para que un dirigente de importante representatividad en la ciudad pueda ejercer su función de control político, tranquila y libremente.

No puede ser y preocupa que las serpentinas de la muerte empiecen a perseguir a quienes han tenido el aliento y la valentía de coadyuvar las denuncias frente al derrumbe moral de la ciudad y a la cascada de escándalos que aún mantienen herida a Armenia. Ojalá que no le aparezcan presuntos delitos o que con todo y el momento doloroso que vive el concejal Peña Muñoz y su familia, apelen sus afectados y hoy detractores a las prácticas criminales que pueden a veces ser iguales o peores que los atentados directos contra su vida.

Es obligatorio que el alcalde se pronuncie y con él, la mesa directiva del concejo y su presidente, que pareciera no dolerse con lo que le pasa a su colega y lo que le puede pasar a cualquiera que pretenda ejercer las libertades democráticas desde la denuncia y el valor civil para señalar los horrores de la coyuntura.

Y a las autoridades locales, departamentales y del orden nacional, el llamado de atención para que a Gerson Obed y su familia se les brinde garantías y medidas inmediatas de seguridad, tanto como a aquellos líderes que hoy están en la lupa perversa de las bandas que no contentas con atentar contra el erario, pretenden atentar contra los que lo denuncian.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net