Viernes, 18 Oct,2019
Opinión / SEP 23 2019

Amor por la ciudad

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El amor es un sentimiento sublime… Nos impulsa a conquistar metas, desafiar las circunstancias, entregar lo mejor, construir, proyectar, soñar, superar, aspirar, desafiar… Es el que ha edificado y derrumbado reinos, inspirado las obras artísticas más bellas y marcado la historia con letras sublimes.

Experimentamos amor por los padres, hijos, pareja, familia, amigos y por supuesto… la ciudad.

Ese sitio al que estamos conectados por nuestra historia, el entorno donde vimos la luz de la vida, territorio que guardó nuestros primeros pasos y dibujó las fotografías que se pintaron en los recuerdos de la infancia, lugar de los amigos más queridos y de los ecos perennes que se grabaron en el pensamiento… 

La ciudad… ese sitio del universo: único e irrepetible, auténtico, que nos convoca cuando estamos lejos, nos da la bienvenida en el regreso, nos abraza cuando hace frío y nos regala el sol tibio y el café fresco en las mañanas.

Los hijos de Armenia, la Bella, somos privilegiados, pues tenemos un lujo de ciudad: hermosa, posada delicadamente junto a la azul cordillera, de gente preciosa y temperatura perfecta, con todo para ser la perla más fulgurante de América, con condiciones privilegiadas para darnos la mejor calidad de vida, oportunidades, nuevas empresas, trabajo, turismo sostenible, naturaleza, paisaje, aire puro, agua suficiente, guaduales, fauna y flora… vida.

Para que eso ocurra, la clave está en visionar y construir un horizonte de desarrollo acorde con la identidad y condiciones de la capital quindiana, enfocado en aprovechar fortalezas, subsanar debilidades, encarar oportunidades y afrontar amenazas.

Para lograr que Armenia llegue a su máximo potencial, que salga del abismo donde la tiene postrada el fantasma de la corrupción, que las heridas cicatricen y con los aprendizajes y madurez que deben entregar los tramos dolorosos de la existencia, podamos forjar un destino generoso e incluyente… necesitamos a los mejores ejerciendo liderazgo.

Amar la ciudad hoy, es crear las condiciones para que el pasado quede atrás y el futuro se expanda… para ello requerimos dos cosas: La primera, alguien competente, comprometido, honesto, serio, visionario, con probadas capacidades administrativas y rectitud indeclinable, para que sea el capitán o capitana de una nave con todo para navegar con éxito hacia el mañana.

La segunda… un señor Concejo, integrado por 19 hombres y mujeres íntegros, capaces, inteligentes, incorruptibles, con pasión por Armenia, que le digan sí… a la ciudad, a sus habitantes, a los retos que el porvenir plantea, a la honestidad y el honor, a los ciudadanos, a la posibilidad…

Está en las manos de los ciudadanos elegir a los mejores, porque sí hay con quien, y de las decisiones que tomemos como colectivo social, dependerá el rumbo que tome nuestro futuro compartido. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net