Opinión / MAY 13 2020

Ansiedad frente a la vida

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Pedro es un paciente de 30 años, que está pasando por la mejor situación en su vida, tiene una esposa que lo ama, un trabajo que siempre ha querido, está bien económicamente, ha logrado a su corta edad tener todo lo que quería, sin embargo, se despierta a la madrugada con una opresión en el pecho que a veces no lo deja ni respirar, tiene mucho miedo de perder todo, tiene ansiedad y estrés a causa de sus propios pensamientos que se convierten en algo negativo.

Pedro es un paciente con características similares a las de muchos adultos en la actualidad, siempre que revisamos en la consulta estas características, nos damos cuenta de que provienen de historias cargadas de miedos y algunas características incluso de ansiedad de separación en la niñez. Lo cierto es que las patologías en salud mental no están ligadas indispensablemente a una situación, es decir, a pesar de su éxito, Pedro se siente mal y experimenta esta ansiedad significativa que lo lleva a tener un miedo irracional; lo que sí podríamos decir es que en gran medida están ligadas a los pensamientos, Pedro piensa que estar tan bien es un riesgo y puede perder todo lo que ha conseguido.

Gran parte de los pacientes como Pedro califican los pensamientos negativistas como un diablito que genera dificultades en su mente, muchos experimentan como si hubiera diferentes personas dentro de ellos y una de estas personas tiene características malvadas que les hace sentir temor. 

En este caso de Pedro algo que puede ser muy positivo en el entrenamiento es reconocer los pensamientos negativistas o catastrofistas, poner un nombre a esta parte de la mente que los genera y hablarle para bloquear cualquier tipo de influencia negativa en el proceso emocional, yo les planteo que se comuniquen directamente con su mente y utilizando su forma particular de hablar puedan generar un freno ante los pensamientos negativos o los diálogos cargados de temor.

Pedro le puso nombre a su mente, se llama Andrés, cada que tiene un pensamiento negativista él le habla directamente a Andrés diciéndole que lo deje tranquilo y que en ese momento no le pondrá cuidado, realiza este ejercicio incluso en la calle, en el trabajo o donde sea que se presenten los pensamientos, esto ayuda a Pedro a reconocer y modificar siendo capaz de enfrentar su propio diálogo interno.

El temor de algunos pacientes es: me van a ver hablar con mi mente y creerán que estoy loco, yo les digo, entender, entrenar y confrontar tu mente es lo más cuerdo que puedes llegar a hacer en tu vida, aprovéchalo y atrae todos los pensamientos positivos, una mente madura es la que puede desligarse del temor y la ansiedad pensando que no necesita de muchas cosas para ser feliz y entendiendo el desapego frente a las cosas de su vida.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net