Martes, 20 Ago,2019
Opinión / MAR 18 2019

Armenia para dónde vamos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En algunas capitales del país —incluída Armenia— existe una institución de carácter cívico-privada que califica por períodos cortos la percepción que tienen los ciudadanos sobre la salud, educación, obras públicas, recreación, cultura, etc. y califican la gestión del mandatario local en sus diferentes actuaciones con relación a su plan de desarrollo.

En julio de 2018, la entidad Armenia cómo vamos presentó el resultado de acuerdo a encuestas elaboradas por la firma Ipsos Napoleón Franco, algunas de sus muestras fueron: la educación ocupa uno de los últimos lugares con un 72% en servicios educativos en primaria y secundaria; en salud un 52% en garantía de derecho a este servicio y un 42% en atención en la misma; en estado de las vías un 62% de la población se muestra satisfecho.

En enero de 2019 los ciudadanos perciben que Armenia no va por buen camino; el 43% de los encuestados cree que el nivel de corrupción de la ciudad ha incrementado; el 19% se considera pobre, y el desempleo es uno de los más altos de capitales en el país. El suicidio preocupante con cerca de 50 víctimas el año anterior, donde la crisis económica se presenta como el factor relevante con un 31%. La inseguridad en alza cada día; el 56% tiene vivienda propia y el 42% vive en casa arrendada; faltan espacios públicos y parques para la recreación; hay insatisfacción por escombros y basuras en las calles y por la contaminación del aire, ríos y quebradas.

Estos informes son importantes y necesarios. En la ciudad no han faltado desde años atrás los diagnósticos en todos los temas, pero no se dicen las soluciones. En vez de llamarse Armenia cómo vamos debiera cambiarse por Armenia para dónde vamos, aprovechar sus directivos para hacer planteamientos hacia el futuro y constituirse en asesores del alcalde para una mejor planificación del desarrollo de la ciudad en múltiples aspectos, hacer de lado la crítica y cambiarla por colaboración. Por ejemplo: a estas alturas del cuatrienio no hay definiciones sobre lo que va a pasar con las obras y los dineros de valorización, la continuación del malecón de La Secreta y las suspendidas en La Estación. Se requiere de un plan de arborización urbana; el arreglo de los andenes a lo largo de la avenida Bolívar, los bicicarriles, las señales de tránsito, cruzar por las cebras, el parqueo de vehículos en calles y avenidas y la urgente escombrera; necesitamos una ciudad más amable, más culta, más aseada, resolver el problema de las basuras, la contaminación del aire, Armenia ciudad joven, estamos a tiempo para el control de vehículos, camiones y buses.

El mal estado de las vías, definir cómo se va a resolver este asunto, en qué se invierten los dineros del impuesto predial y la sobretasa a la gasolina; los habitantes de calle; requerimos toda la policía en las vías y en escuelas y colegios para un mayor control de la seguridad. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net