Viernes, 22 Nov,2019
Opinión / OCT 15 2019

Barco

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Sobre el notable estadista, exministro, alcalde de Bogotá y presidente de la República, acaba de salir a la luz pública un libro estupendo (1) del historiador inglés Malcolm Deas; una minuciosa semblanza de uno de los grandes colombianos del siglo XX: “Con una formación y condiciones excepcionales, Barco merece ser redescubierto. 

En la presentación de su vida y sucesos, y del mundo que lo rodeó, Deas sigue un interés explícito por la evolución de las opiniones en su correspondencia y el trasfondo de sus coyunturas. Es, sin duda, un novedoso aporte a la historia política de Colombia y aun del hemisferio”.

El famoso historiador inglés escribe un libro magnífico, una delicia al paladar, muy bien escrito y como una cátedra de investigación biográfica con motivo del fatídico año de 1989, al cumplir treinta años  la presidencia del doctor Virgilio  Barco Vargas: “La persona que llegó al poder el 7 de agosto de 1986 fue una de las mejores preparadas para su ejercicio en la historia del país. Mejor preparada por su educación y su experiencia en una larga serie de puestos públicos. Había aprovechado plenamente una formación privilegiada en el Massachusetts Institute of Technology, en el ambiente progresista y positivo de los Estados Unidos de Franklin Roosevelt y de la segunda guerra mundial…”. (Pag 160).

Nunca fue ajeno a la política en su natal Norte de Santander y no obstante su recia formación profesional y sus excelsas condiciones morales y su vasta cultura, su condición de estadista y hombre de Estado, mantenía su vinculación con su región, como jefe del Directorio Departamental Liberal, desde la época de Gaitán, cuando el gaitanismo era una fuerza minoritaria.  Estadista en Bogotá y manzanillo en Cúcuta.

Este libro ayuda mucho en la comprensión de una etapa crucial de nuestra vida republicana, con la figura elegante y seria de un valioso ingeniero y técnico, nunca ajeno a los asuntos públicos, a la política regional y con una amplia experiencia como ministro de Obras en el gobierno de Alberto Lleras, de Agricultura, como alcalde planificador de la ciudad capital y su brillante proyecto de ciudad salitre; en suma como embajador en Estados Unidos y ejecutivo de Colombia en el Banco Mundial; un presidente que afrontó con valentía al cartel de Medellín y la violencia delincuencial, un dirigente tímido pero valiente en la toma de decisiones: “…profundamente serio sin ser solemne, con el necesario orgullo. Pero sin ningún vestigio de vanidad, siempre responsable...”

1) Deas, Malcolm.  Septiembre 2019. Barco. Vida y sucesos de un presidente crucial, y del violento mundo que enfrentó.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net