Opinión / JUL 13 2020

Buen maestro es el ejemplo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Del refranero Español está “el mejor maestro es el ejemplo”, haciendo alusión a que el comportamiento de los hombres permite que sus alumnos, o seguidores del líder, practiquen lo que reciben como formación. Porque una definición de maestro es “Persona que enseña o forma, especialmente aquella de la que reciben enseñanzas muy valiosas”.

Esta frase es usada para definir que un líder en cualquier actividad del hombre, refleja a sus correligionarios lo que debe ser su causa o la práctica de un arte, profesión u oficio. De ahí la importancia de la formación de quienes ostentan actividades de reconocimiento social. Es por ello que cuando vemos los enfrentamientos entre periodistas, columnistas y políticos reconocidos con palabras que descalifican desde la condición física —estatura, calvicie, o cualquier defecto—, con remoquetes deleznables, verdaderos insultos, críticas a sus profesiones, pensamos que no están contribuyendo al desarrollo armónico de una sociedad, sino por el contrario a polarizarla y bajarle el nivel cultural a nuestros habitantes que bastante necesitamos mejorar nuestro lenguaje y costumbres.

Cuando periodistas o columnistas se enzarzan en una disputa pueril sobre sus patrones o sus medios, demuestran la existencia de intereses que no son propiamente la construcción de la verdad, sino la escasez de argumentos para debatir. Y dejan un triste ejemplo sobre el comportamiento de su profesión y medio y no enseñan algo relevante para la comunidad, por el contrario, pauperizan la formación de quienes los leen o escuchan por que piensan que esa es la manera como se debe actuar.

Y que decir del entorno político, donde el insulto permanente se volvió la forma de contradicción, ya no son los argumentos sino los calificativos peyorativos, con el agravante que condenan a quienes no están de acuerdo con el uno, encasillándolo con el su rival. Aquí se tiene que ser blanco o negro, cuando la mayoría quiere otros colores.

Todos estamos cansados de estos enfrentamientos insulsos que permean las redes, que diariamente contaminen el universo digital, y que quiere enfrentarnos  acudiendo a la emoción, al odio, a la “emberracada”, olvidando que la construcción de comunidad se da con tolerancia, con inteligencia y con formación profesional y humana.

 Y qué decir de gobernantes que llegan sin formación. Cualquiera puede acceder a un cargo público, pero se exige un mínimo de requisitos y condiciones, las que parecen olvidarse. Debemos volver a tener al frente a quienes nos enseñen con el ejemplo y no a “Aprendices de mucho y maestros de nada”.

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net