Jueves, 21 Nov,2019
Opinión / OCT 20 2019

Cambiar el chip

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Dicen que en las crisis avanzamos más |que en cualquier época de la vida …o sucumbimos. Como la idea es no morir en el intento, la opción es encontrar salidas y alternativas cuando estamos abocados a las dificultades. 

Estudios recientes sobre los factores que intervienen en la resolución positiva o negativa de los problemas a los que las personas se ven abocadas a lo largo de su vida, muestran que la manera cómo son interpretadas las crisis, es decir la evaluación que se haga de ellas tiene que ver en un alto porcentaje con salir airosos y fortalecidos de los eventos difíciles. 

La forma como las situaciones adversas se afrontan y si estas son vividas de manera constructiva y orientada a las soluciones, está relacionada con algo que se ha denominado la flexibilidad cognitiva, que es la capacidad para abrirse a nuevas posibilidades y desde esta perspectiva atribuirle el significado de ser manejables y posibles de superar, e incluso de convertirse en experiencias de aprendizaje y crecimiento. 

Se ha demostrado que cuando los problemas, sean pequeños o de gran magnitud, son interpretados como momentos de transición y no necesariamente como eventos definitivos, este sentido positivo aumenta la posibilidad de éxito a la hora de resolver los inconvenientes o problemas.

Tener una comprensión más amplia y flexible de lo que queremos superar es una condición opuesta a quedarse en una reacción de resistencia o de mantenerse tercamente en un círculo vicioso de acciones ineficaces que no añaden valor a la calidad y sostenibilidad de las soluciones.

Sin embargo, esto no es tan fácil como parece, pues implica varias acciones que pueden resultar complejas y de difícil cumplimiento. Por un lado requiere revisar los estándares que nos fijamos; algunas veces son muy altos y otras, muy bajos. Los primeros llevan a quedarse instalados en la frustración y los segundos, a abandonar, evadir o no encontrar alternativas. Desprenderse de los viejos esquemas , incluso de lo que nos han funcionado, aunque los resultados no sean los mejores, exige abandonar hábitos, costumbres y maneras tradicionales de hacer las cosas.

Tomar decisiones de cambio frente a situaciones que exigen ser resueltas, produce resistencia que se expresa en miedo, escepticismo o desconfianza. Estas emociones hacen que salir de la zona de confort que produce el terreno conocido, no resulte tan fácil. Con frecuencia, incluso ese “statu quo” produce malestar, dolor o sufrimiento, y aun así, nos resistimos a abandonarlo.

Dar un nuevo rumbo a las situaciones o decidir hacer las cosas de manera diferente tiene un costo, implica pérdidas y ganancias, genera movimientos emocionales, pero “cambiar el chip”hace la diferencia a la hora de enfrentarse a las crisis o momentos duros.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net